Ingrid dice ‘no’ a la política en Colombia. No volvería al país por amenazas de las FARC

Bogotá | La ex rehén de las FARC y ex candidata presidencial, Ingrid Betancourt, afirmó ayer que no tiene «ninguna intención« de hacer política en Colombia y que, por el momento, su prioridad es trabajar por la liberación de los secuestrados que siguen en poder del grupo insurgente.

«Lo he descartado desde que me bajé del avión (en Bogotá tras ser liberada). Creo que más clara no he podido ser: no tengo ninguna intención de volver a hacer política en Colombia«, dijo Betancourt a la emisora radial Caracol desde Nueva York, donde este mes ha participado en varios foros internacionales.

Betancourt agregó que hay «otras maneras de ayudar a Colombia, hay otras maneras de servirle al país, puedo hacerlo en este momento desde donde estoy».

«Mi objetivo principal es la liberación de los muchachos« que siguen en cautiverio, agregó Betancourt.

Cuando se le cuestionó si había recibido amenazas de las FARC luego de la liberación, señaló que por «problemas de seguridad«, que no detalló, no tenía previsto regresar a Colombia a corto plazo y que, «desgraciadamente» estaba viviendo una «situación complicada».

Betancourt cenó el domingo en Nueva York con el presidente Álvaro Uribe, quien participa esta semana en la Asamblea General de las Naciones Unidas.

La ex rehén expresó que con el mandatario conversaron varios temas, entre ellos el de los rehenes, pero que en ningún momento se tocó el tema de una posible reelección de Uribe.

Tras ser secuestrada por las rebeldes de las FARC en febrero del 2002, Betancourt fue rescatada el 2 de julio, junto a otros 14 secuestrados, por un comando militar que se hizo pasar por una misión humanitaria internacional. AP y AFP

El País Digital