Iniciaron cortes ‘sorpresivos’ y Argentina habla de una ‘crisis’

Marta Gorosterrazú, secretaria de esa organización, dijo a El País que el corte que comenzó a las 21 horas de ayer —y se extendió hasta la una de hoy—, será el primero de los «sorpresivos» y que los próximos que se realicen «por más de seis horas» serán anunciados «con dos o tres días» de antelación para que los turistas puedan preverlos.

Agregó que la organización espera que la Cancillería uruguaya responda al planteo que le remitió la argentina, para que la administración Vázquez explique qué hará con relación a las plantas.

Gorosterrazú dijo que si la respuesta «conforma», la organización dejará de llevar adelante cortes en las rutas.

Según consignó ayer la agencia argentina Telam, los manifestantes bloquearon en forma total el acceso al puente, colocando un camión acoplado en el kilómetro 27 de la ruta 136. Efectivos de la Gendarmería se ubicaron cerca del lugar para observar la manifestación.

CALMA. A la medida adoptada por el grupo ambientalista, se sumaron ayer también declaraciones del embajador argentino, Hernán Patiño Mayer, que admitió que hay una «crisis importante» entre los dos gobiernos, pero instó a mantener «la calma».

La agencia EFE consignó ayer declaraciones de Patiño Mayer al programa «Tiempo presente» de Concierto FM, en las que sostuvo que los pobladores de Entre Ríos están «angustiados, asustados y movilizados» por la instalación de las plantas.

El representante diplomático tomó distancia de las valoraciones críticas que formuló el director de Asuntos Ambientales de la Cancillería argentina, Raúl Estrada Oyuela, de la condición socialista del gobierno uruguayo. Para Patiño, es un «disparate» decir que los gobiernos socialistas no se preocupan de los temas ambientales.

Sin embargo, Patiño compartió la idea de un posible «boicot», pero dijo que el mismo no debe ser propiciado por el gobierno argentino contra el uruguayo, sino que sería algo que sería llevado adelante por los particulares contra las empresas.

Anoche, el embajador argentino dijo a El País que no había recibido «ningún llamado» del gobierno uruguayo por sus declaraciones, y que la administración del presidente Néstor Kirchner responderá «de forma muy crítica» el informe del Banco Mundial sobre las plantas.

Agregó que espera que el «diferendo» por ese punto entre los dos gobiernos «no trascienda al resto de las relaciones bilaterales» e instó a hacer un «enorme esfuerzo» por lograr una salida.

En ese sentido, destacó la «prudencia» del canciller Reinaldo Gargano en sus declaraciones.

A su vez, Estrada Oyuela volvió a arremeter contra el gobierno uruguayo. Destacó que los representantes de la administración Vázquez «no entienden las preocupaciones» de los argentinos y objetó a las firmas que impulsan la instalación de las papeleras.

«Estas empresas son dueñas, además, de las forestaciones (en Uruguay), que están subsidiadas por el gobierno uruguayo», dijo el representante de la Cancillería.

En ese sentido, subrayó que «acá, el gran inversor es el gobierno uruguayo», según consignó Telam.

JUICIO. En tanto, el gobernador de Entre Ríos, Jorge Busti, que aseguró que el diálogo con Uruguay está cortado, según declaraciones realizadas a radio Del Plata, que fueron publicadas en el diario El Cronista Digital.

Busti anunció, además, que la provincia de Entre Ríos evalúa la posibilidad de hacer una denuncia judicial contra las papeleras, porque un reclamo ante La Haya podría demorar demasiado tiempo.

«En La Haya son juicios de tres o cuatro años y mientras tanto las papeleras van a estar funcionando y generando una gran contaminación. Estamos buscando medidas más contundentes», explicó.

Desde Uruguay, en tanto, el ministro de Ganadería, José Mujica se sumó ayer a polémica por las plantas, asegurando que los ambientalistas que llevan adelante los cortes de ruta «están locos», porque no hay riesgo ambiental.

Al ser entrevistado por el programa VTV Rural, Mujica hizo referencia a los estudios técnicos realizados y dijo a los argentinos que estén «tranquilos», porque «al río Uruguay lo vamos a pudrir con papeleras o sin ellas, con la civilización que hemos montado»

Para fundamentar esa visión, puso como ejemplo que en Paysandú «no hay papeleras y en el río la gente no se puede bañar» por lo contaminado.

CIFRAS. De acuerdo a los últimos datos, en diciembre de 2005 ingresaron por Fray Bentos 50.984 personas, un 24% menos que en el mismo mes del año anterior (67.558).

Respecto a las nacionalidades, también hubo una clara disminución de los argentinos que ingresaron por ese punto a Uruguay. En 2005 fueron 32.565 y en 2004 habían entrado 47.378.

En contrapartida, hubo más argentinos que llegaron por Paysandú: 7.458 en diciembre de 2004 y 11.810 en 2005. La misma situación se dio en Salto, punto por el que en el último mes del año llegaron 3.065 y en 2004 habían entrado 2.755.