Iniciativas fueron de buen recibo por los empresarios

El ministro de Economía y Finanzas, Isaac Alfie, anunció ayer en su despacho a los presidentes de la Cámara de Industrias del Uruguay, de la Asociación Rural del Uruguay y de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios un conjunto de medidas para facilitar la inversión e incrementar la creación de empleo, que el gobierno espera estén operativas antes de fin de año y que fueron bien recibidas por las gremiales empresariales. El gobierno enviará un proyecto de ley que elimina la facultad del Poder Ejecutivo de imponer detracciones a las exportaciones (con excepción de las ventas de cueros), eliminará la prohibición de importar maquinaria agrícola usada, reducirá del 2 al 0,1% anual la tasa del Impuesto a los Activos Bancarios (Imaba) para préstamos del exterior a más de siete años, otorgará la posibilidad de trasladar el pago mínimo del Impuesto a la Renta a los tres ejercicios siguientes, prorrogará hasta fines de año los beneficios concedidos a proyectos de inversión que a causa de la recesión no fueron utilizados, extenderá las facilidades tributarias automáticas ya concedidas a empresas comerciales y de servicios hasta el 28 de febrero de 2005, y establecerá que los proyectos de inversión deben ser elevados al Poder Ejecutivo en un plazo máximo de tres meses por parte de los organismos encargados de su análisis primario. Asimismo se enviará un proyecto de ley para permitir que las facturas comerciales puedan ser utilizadas como un título valor y por lo tanto usarse al igual que un cheque y como tal ser descontadas en bancos. A su vez se extenderá al sector agropecuario y comercial el beneficio de autocanalización (es decir la deducción a los efectos del cómputo del IRIC de los montos invertidos) que hasta ahora existía solamente para la industria y se lo extenderá de dos a tres años. PRESTAMO ESPAOL. Alfie aprovechó para anunciar que es inminente la puesta en operación a través del Banco República del préstamo que el gobierno español concedió a Uruguay para pequeñas y medianas empresas que quieran financiar proyectos de más de U$S 25.000. Las iniciativas empresariales se financiarán a ocho años, con dos de gracia y la línea de crédito llegará a los U$S 25 millones. El ministro señaló que se busca aprovechar «esta buena coyuntura» para «transformar la reactivación en crecimiento» e hizo una enfásis especial en la defensa de la política industrial del gobierno. «El país tiene quizás la mejor política industrial que pueda tener un país desde hace más de veinte años. Tiene un sistema de promoción de inversiones desde el año 1974 que es el que estamos mejorando, ampliando y perfeccionando. El país tiene un régimen de importación de maquinarias en general, de materias primas y de insumos intermedios libre de todo impuesto», detalló. También mencionó que se mantuvo la prefinanciación de exportaciones en los peores momentos de la crisis, que la industria no paga aportes patronales y que los reintegros no fueron tampoco modificados. «Si esto no es política industrial, yo no sé qué es política industrial. Ahora, si por política industrial se entiende decir que hay que darle a Juan porque yo pienso que Juan es mejor que Pedro, bueno, este gobierno y los anteriores gobiernos han entendido que que esto no es así», subrayó. Los beneficios se otorgarán «a quienes apuesten al país», advirtió. Este conjunto de medidas serán seguidas de otras, que están hoy «en carpeta», y que Alfie prefirió no adelantar. «buen principio» El presidente de la Cámara de Industrias, Diego Balestra, reconoció que «creemos que es un buen principio en un momento en el cual después de varios años de crisis y de baja actividad se está vislumbrando un principio de crecimiento». Horacio Castells, titular de la Cámara de Comercio, señaló que «en un momento en que el país empieza a crecer vemos que el Ministerio de Economía está atento a esto y buscando soluciones». Fernando Alfonso, presidente de la Asociación Rural, valoró particularmente que se descarte la imposición de las detracciones a las exportaciones.