Insisten con cambios en la Cancillería

Radio El Espectador informó ayer que el presidente Tabaré Vázquez le ofreció el cargo al embajador Gianelli, y que éste habría aceptado, aunque no precisó cuándo se produciría el cambio en el gabinete.

Fuertemente cuestionado por la oposición, distanciado de Vázquez, enfrentado en algunos temas al ministro de Economía Danilo Astori, y excluido de los grandes asuntos que ocupan hoy la agenda de la política exterior del país, el nombre de Gargano ha estado presente cada vez que se mencionan cambios en el gabinete.

Pero por el momento sigue en el cargo. Ayer, cuando volvió a circular la posibilidad de que dejara la Cancillería, Gargano se reunió en la residencia de Suárez con el presidente Vázquez. Según fuentes oficiales consultadas por El País, el encuentro fue para ajustar la agenda de la visita del presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, que llevará a Uruguay el domingo 25.

De Suárez, Gargano se dirigió a la Cancillería, donde mantuvo una «reunión de trabajo» con sus asesores.

Las fuentes dijeron que el relevo de Gargano no es inminente, menos en vísperas de las visitas de Lula y del presidente de Estados Unidos, George W. Bush, que arribará a Montevideo el viernes 9 de marzo y se reunirá con Vázquez en la estancia presidencial de Anchorena el sábado 10.

«Gargano es uno de los ministros que mejor relación tiene con (el canciller brasileño César) Amorín», dijeron las fuentes. Allegados al canciller llegaron a decir anoche que la versión de su renuncia responde a «una maniobra política para tapar el tema casinos» municipales (ver página 6).

El Espectador informó ayer que Vázquez se comunicó «personalmente» con Gianelli para ofrecerle la Cancillería y que el diplomático «respondió afirmativamente». La radio añadió que «si bien no se pudo confirmar si el ofrecimiento fue para que Gianelli ocupe el cargo con una fecha determinada, no se puede decir que la sustitución sea inminente».

de Gira por el Interior. El canciller se trasladará hoy al interior, para brindar charlas sobre política exterior en Salto y Paysandú, invitado por la dirección del Partido Socialista de esos departamentos.

Hoy jueves Gargano visitará Salto en el marco de una gira que lo llevará por otros puntos del litoral. A la hora 20 en el Ateneo Municipal brindará una charla sobre política exterior.

A nivel local, el Comité Ejecutivo del Partido Socialista preparaba ayer una declaración de apoyo a Gargano ante las críticas que viene siendo objeto por parte de la oposición, y en contra del acuerdo marco de comercio e inversiones (TIFA, por sus siglas en inglés) firmado entre Uruguay y Estados Unidos y de la reunión en marzo de 2006 en Santiago de Chile entre los presidentes Néstor Kirchner de Argentina y Vázquez por el conflicto por las plantas de celulosa.

Gargano reconoció que no participó de la negociación para la firma del TIFA, y ha sido crítico de este acuerdo con Estados Unidos.

En declaraciones al diario El Pueblo, el integrante del Comité Ejecutivo Departamental y secretario de Comunicaciones del Partido Socialista, Alejandro Domostoj, criticó la actuación del gobierno en estos temas y dijo que esos «desaciertos» obedecen a que fueron trabajados extra Cancillería, «sin consultar» a su titular y bajo recomendaciones de «algún» asesor del presidente Vázquez.

En el marco de la recepción que se le tributará a Gargano, la lista 90 prepara una declaración pública de apoyo a la gestión del canciller, «sobre todo por el desempeño que ha tenido con el conflicto entre nuestro país y Argentina», señaló Domostoj.

En torno a la posibilidad que Gargano deje el gabinete, el dirigente socialista local explicó que «el presidente tiene la renuncia firmada del canciller arriba de la mesa desde el 1° de marzo de 2005». No obstante dijo que en caso que se efectivizara ese alejamiento, los socialistas lo verían como «inconveniente y desacertado» y que el hecho «complicaría» las relaciones del gobierno con la interna de la fuerza política debido a que ésta ya le ha brindado el respaldo al canciller, ante la «feroz crítica de una oposición que carece de argumentos».