Intentan evitar una nueva suba en precio de la carne al público

El ministro de Economía y Finanzas, Isaac Alfie y el de Ganadería, Agricultura y Pesca, Martín Aguirrezabala, acordaron ayer que la adecuación de los fictos sobre los que se calcula el IVA que se aplica a la carne vacuna se realizará en forma gradual a lo largo de este mes y el próximo como forma de evitar un impacto inmediato de la modificación tributaria en los precios al consumo.

Con esta decisión también se busca dar tiempo para que aumente la cantidad de ganado preparado para faena cuya escasez ha sido uno de los elementos que ha impulsado al alza el precio de la carne.

En este momento se están realizando estudios del impacto de los fictos sobre los precios y, una vez culminados, se dictará la nueva resolución. La decisión adoptada en las últimas horas tendrá incidencia directa sobre el precio de la media res que aporta en base a fictos, pero no sobre los cortes que aportan en base a un porcentaje sobre el precio. Los frigoríficos abastecedores ya habían trasladado el incremento del tributo a los carniceros y ahora analizarán la forma de eliminar ese aumento.

Los fictos estuvieron congelados hasta el 30 de setiembre, en función de un acuerdo al que había llegado el ex ministro de Economía y Finanzas, Alejandro Atchugarry, con la industria frigorífica.

La Unión de Vendedores de Carne había pedido por escrito una reunión con el ministro Alfie, para solicitarle que dejara en suspenso el aumento de los fictos sobre los que se calcula el IVA en la carne vacuna —que debía haber comenzado ayer su vigencia—, porque de lo contrario sería inevitable un incremento que podía llegar en algunos productos al 10%, dijeron a El País fuentes de la gremial.

El Instituto Nacional de Carnes (INAC) publicó el pasado martes 30 un aviso en el que se establecían los nuevos precios fictos de carnes y menudencias comestibles. La carne bovina, según el aviso, debía pagar por kilo en gancho de carnicería o establecimientos industrializadores $ 37,40, la bovina con destino a industria $ 29, la carne ovina $ 42, la porcina $ 34,80 y las menudencias de todas las especies $ 36,20.

EXPECTATIVA. Entre los supermercados, Disco consideraba inevitable el aumento ante la suba de los fictos que se había establecido, Multiahorro estudiaba los pasos a dar con sus proveedores y Manzanares se mantuvo a la expectativa, a la espera de que una eventual importación de carne argentina permita evitar subir los precios al consumo.

Ayer, la Unión de Vendedores de Carne (UVC) optó por el perfil bajo y en su sede se recibieron múltiples consultas de los asociados respecto a los pasos a dar. La gremial llegó a realizar alguna averiguación en torno a la posibilidad de importar carne.

Si bien la UVC sugirió a sus 400 asociados en Montevideo que aguarden antes de decidir cambios en los precios, todo indica que el incremento sería inevitable en caso de subirse los fictos porque la mayoría de las carnicerías manejan un stock muy reducido y no están en condiciones de absorber el incremento, explicaron voceros de la institución.

El aumento del ficto supondría un encarecimiento de $ 2 por cada kilo de carne de la media res. El presidente de la Unión de Vendedores de Carne, Antonio Grela, reconoció que los carniceros tienen «mucho miedo de aumentar, porque sabemos que la carne no está al alcance de la población, pero yo calculo que debería subirse porque el stock es pequeño. No se puede mantener tanta carne en las cámaras como antes y no podemos absorber un cambio de los fictos».

Para Rafael Rodríguez, también directivo de la gremial, «habría que mantener los fictos 30 días o 45 que sería lo ideal» a la espera de que el ganado más gordo se abarate, lo que en teoría al menos debería ocurrir a medida que avanza la primavera.

Los cálculos primarios de la gremial indican que los cortes deberían subir un 5% en promedio con el aumento impositivo que se manejó. «Todo depende de cada carnicero», señaló Grela.

En la otra gremial, la Asociación Nacional de Carniceros, la situación se analizó anoche y se consideraba muy probable que los precios aumentarían, porque en oportunidad de la anterior suba trasladada por la industria se absorbió el mayor costo de la materia prima sin cambiar el precio al consumidor, dijo a El País su secretario Omar Martínez.