Invertirán U$S 1.250 millones y generarán 6.000 empleos

«De las diversas opciones analizadas se ha elegido una situada en Punta Pereyra (Colonia) que cumple ampliamente los requisitos previos necesarios para iniciar el estudio ambiental completo y los trámites para obtener todos los permisos necesarios ante las administraciones competentes. La ubicación concreta está en la margen del Río de la Plata, y se han tenido en cuenta aspectos como la separación de núcleos urbanos, el caudal, la orientación de vientos dominantes, las posibilidades logísticas, etc.», se indica.
El nuevo punto deja a Ence bajo la órbita de la Comisión Administradora del Río de la Plata. La empresa agrega que «confía en la idoneidad de la ubicación elegida, que quedará documentada con rigor en el trámite que ahora se inicia, y espera la colaboración institucional para lograr la autorización ambiental previa en el menor plazo posible».

El gerente general de Ence en Uruguay, Emilio Rodríguez, dijo a radio Sarandi que la duplicación de la producción implica también duplicar el patrimonio y, por consiguiente, generar un rmayor movimiento con la creación indirecta de unos 6.000 puestos de trabajo permanentes.
Precisó que el 50% de la madera que se utilizará será la plantada en Uruguay en terrenos propiedad de Ence, para lo cual se deberán adquirir nuevos predios que, por razones logísticas, estarán cercanos a la nueva ubicación de la planta. El resto de la madera la proveerá el mercado local y el argentino. «Ahora la pelota está en la cancha de Uruguay y no en la cancha del escepticismo», remató Rodríguez.

VOLVER A EMPEZAR
La empresa deberá iniciar de cero el trámite para lograr el permiso medioambiental del Estado uruguayo. La directoja de Medio Ambiente, Alicia Torres, dijo a Ultimas Noticias que todo lo hecho «no sirve de nada» porque la nueva ubicación requiere estudiar parámetros muy diferentes a los anteriores.
Ence debe solicitar viabilidad ambiental de localización para que sea calificado con una «C» por su envergadura, al igual que su anterior proyecto. Requerirá de un estudio de impacto ambiental que será estudiado por la Dinama para darle el visto bueno ,o solicitar nuevas evaluaciones. El paso final será la audiencia pública en la localidad más cercana a la ubicación del emprendimiento donde se recogerán insumos de los vecinos que incidirán en la decisión final del Mvotma.

Torres dijo que el anterior proyecto de Ence requirió un año de trámite pero, dado que el organismo ha recogido en este tiempo suficiente experiencia en el tema, es posible que en esta oportunidad los tiempos se acorten.
Indicó que habrá que estudiar y evaluar «el proceso productivo, las características del lugar y las medidas de mitigación de los impactos propuestos».
«Lo que hicimos para el otro proyecto no vale para éste; se comienza de cero porque el entorno es diferente. En el caso del Río de la Plata quizás el poder de dilución sea mejor, pero hay que estudiar cuál es la dinámica del río y hacia dónde va el efecto», dijo.
Precisó que previamente se deberá estudiar el actual estado del río desde el punto medioambiental para calibrar el impacto