Investigan incendio en acopio forestal

El incendio se inició a las 3.30 de la madrugada. Unos 15 minutos más tarde partió el tren de incendios del Cuartel Centenario. Para entonces el depósito ubicado sobre la rambla Baltasar Brum, frente a la Central José Batlle y Ordóñez, era una gigantesca hoguera.

Se estima que las llamas consumieron el 15% de la madera que Forestadora Oriental (FOSA) tiene almacenados allí. Se trata de rolos destinados a la exportación y no a la producción de la planta de Botnia, explicaron fuentes de la empresa.

Aún al cierre de esta edición los bomberos continuaban trabajando en la extinción del fuego. El siniestro se consideraba controlado, pero no sofocado. Aunque trabajaron dotaciones del Cuartel Centenario, del destacamento del Puerto de Montevideo y del Cuartelillo de Belvedere, tan solo 25 efectivos de Bomberos fueron los que pudieron operar dentro del predio debido a razones de espacio.

Poco después del mediodía, el subsecretario de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, Jaime Igorra, recorrió la zona del siniestro. «Por lo que hemos podido saber y la información que se ha reunido se piensa que la presencia de hurgadores en esa zona, que suelen encender fuego para soportar el frío, y que se acercan al lugar para extraer objetos de un barco desguazado que está muy cerca del predio», explicó Igorra a El País.

De todas formas, el jerarca señaló que la empresa deberá revisar las condiciones de seguridad del predio. «Se les advirtió (a FOSA) que debían mejorar la seguridad», indicó Igorra.

Por su parte, Carlos Nicola, vocero de la Dirección Nacional de Bomberos, informó que aún es muy temprano para anticipar causas del incendio. Los investigadores del Departamento de Investigación de Siniestros de Bomberos comenzaron a trabajar en el lugar mucho antes que se dominara el fuego. «Ellos ya están trabajando en el lugar desde temprano, es importante que vean el comportamiento del fuego, cómo se generó y se propagó, para que cuando hagan las pericias en el lugar puedan determinar las causas», explicó Nicola.

La posibilidad de que las llamas se hayan expandido rápidamente a causa de una fogata encendida por hurgadores tiene bases de sustento, según el portavoz de Bomberos. «Se trata de madera que tiene cierto tiempo de cortada y estibada, por lo que en el lugar se observan restos de aserrín y polvo, que pudieron ayudar a la combustión. Además se trata de una zona de muchos vientos», precisó el funcionario.

En el entorno se detectaron varias trazas de fogatas encendidas durante la noche, indicios que llevaron a pensar en esta como la causa probable.

Sin embargo, las autoridades no descartan la posibilidad de una intencionalidad. El hecho de que el depósito de maderas pertenezca, aunque indirectamente, a la empresa Botnia avivó sospechas de que el siniestro pudo haber sido ocasionado por personas contrarias a la instalación de la planta. Pero estos extremos no pasan del estado de meras conjeturas, ya que ningún indicio recabado hasta ahora permite saberlo.

Una vez terminada las tareas de Bomberos, la Prefectura Nacional Naval iniciará las investigaciones del caso.