IPC de febrero superó expectativas y quebró la tendencia descendente

El Índice de Precios al Consumo (IPC) aumentó en febrero 0,91% superando ampliamente las expectativas de los analistas privados y acumulando una variación en los últimos 12 meses de 7,77%, que quiebra la tendencia descendente evidenciada desde setiembre del año pasado, según los datos divulgados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE).
Hasta el mes pasado la inflación anualizada mantenía una tendencia a la baja desde el pico de 9,03% alcanzado en agosto de 2007. Con la aplicación de medidas fiscales y monetarias se logró abatir hasta 7,44% en los 12 meses cerrados a enero de 2008.

Pese al quiebre de tendencia, en el primer bimestre alcanzó 1,69%, y se ubicó por debajo del 2,38% del inicio del año pasado.

El dato de febrero estuvo fuertemente influido por el alza de tarifas públicas y recogió el impacto en los alimentos de la evolución sostenida del valor de las materias primas. También influyó, con menor incidencia, el efecto derivado del ajuste semestral en los costos de la enseñanza. Las expectativas de los analistas privados consultados por el Banco Central situaban la inflación promedio para febrero en 0,6%.

Rubros. Vivienda fue el rubro de mayor incidencia con una variación de 3,25% –explicó el 0,45% de la inflación de febrero–, seguido de alimentos y bebidas (1,28%) y enseñanza (2,47%); mientras que se registraron bajas en vestimenta y calzado (0,64%) y en esparcimiento (1,49%).

El incremento en vivienda se dio por los ajustes de las tarifas de UTE y OSE (8,48% y 3%, respectivamente) que rigen desde febrero.

El rubro “panes y cereales” aumentó 2,18%, destacándose las subas del pan rallado (4,81%); pan blanco empaquetado (3,24%); pan flauta (2,33%) y arroz (2,88%). También subieron 2,72% la harina de trigo y 2,02% los fideos.

Por su parte, las carnes y derivados aumentaron 2,75% sobresaliendo las subas del pesceto (7,04%); jamón y salame (4,02%), nalga (3,96%) y la carne picada especial y común (2,62% y 2,11%).

En este caso, incidió el aumento de los cortes traseros. Los aceites y grasas aumentaron 8,17% en conjunto impulsados por el aceite de maíz (11,94%), de girasol (7,01%) y la manteca (9,77%).

En tanto, frutas y verduras bajaron en conjunto 7,56% y 1,42%. Se destacan los descensos en boniatos (–19,99%), zanahorias (–14,35%) y zapallitos (–11,60%); al tiempo que retrocedió en 20,92% el precio de las uvas; 12,12% las manzanas; y 9,24% las naranjas.

El incremento en enseñanza se explicó por alzas de 2,84% en el nivel preescolar, 3,17% en primaria y 3,05% en secundaria.

Sorpresa. El economista de CPA/Ferrere, Gabriel Oddone, dijo a El Observador que “sorprendió” el dato de febrero, aunque no los dos primeros meses de 2008 que se situaron por debajo de lo esperado. En ese sentido, señaló que en febrero continuó el impacto de los ajustes salariales vigentes desde comienzos de año. A eso se sumó el efecto del alza en los precios de los commodities, indicó.

El alza en el precio de metales y commodities agroalimentarios determinó que “lejos de lo que esperábamos” continuará “el escenario fuerte” de precios en 2008, lo que requerirá “seguir estudiando” la situación para definir las medidas más efectivas.

Por su parte, Gabriela Mordecki, directora del área de coyuntura del Instituto de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas, dijo que reaparece el riesgo de la indexación de la economía por la vía de aumentos salariales si se revierte al alza la expectativa de inflación, de cara a la negociación de mediados de año.

El riesgo es más evidente –dijo– si se toma en cuenta que el repunte de la inflación se sustenta en los valores de las materias primas que, si bien “benefician” por el lado de las exportaciones, por otro lado “traen más inflación difícil de controlar con política monetaria”.