Irán anuncia que enriquecerá uranio a niveles industriales

«Con gran honor, declaro que a partir de hoy nuestro querido país es miembro del club nuclear de naciones capaces de producir combustible nuclear a escala industrial», dijo Ahmadinejad en una ceremonia en que el país celebraba el primer aniversario de su intento exitoso de enriquecer pequeñas cantidades de uranio en su planta nuclear de Natanz.

Poco antes, el vicepresidente Gholamreza Aghazadeh dijo: «Ahora iniciamos la producción en masa de centrífugas y el enriquecimiento a escala industrial, un paso más hacia la prosperidad de la Irán islámica». El funcionario, que dirige la Organización de Energía Atómica de Irán, no ofreció detalles.

Cuando Irán se refiere al enriquecimiento de uranio a escala industrial en general quiere significar la capacidad para producir grandes niveles de combustible nuclear, lo que sugeriría que ha aumentado la cantidad de centrifugadoras que funcionan en Natanz.

La prensa iraní había especulado que el presidente anunciaría la instalación de 3.000 centrifugadoras en Natanz. Esa cantidad teóricamente permitiría obtener, en un plazo de seis a doce meses, la cantidad suficiente de uranio para generar una bomba nuclear.

La ONU ha impuesto sanciones a Irán hasta que suspenda el enriquecimiento de uranio, un proceso que puede producir combustible tanto para un reactor nuclear como material para ojivas nucleares.

Estados Unidos y sus aliados acusan a Irán de buscar fabricar armas nucleares, una aseveración que Teherán rechaza.

Previsiblemente, en Washington, el portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack, dijo que la decisión iraní de comenzar a enriquecer uranio a escala industrial es una prueba más de que los iraníes desafían la voluntad de la comunidad internacional.

El anuncio de nuevas centrifugadoras en Natanz, en el centro de Irán, podría ser una fuerte demostración de resistencia a la ONU, que promete mantener las sanciones mientras Teherán se niegue a abandonar la manipulación de uranio.

Muchos dudan que lo vaya a hacer. Sobre todo porque Irán ocultó 18 años sus trabajos de enriquecimiento de uranio, violando el Tratado de No Proliferación, del que es signatario.

Escépticos también se muestran algunos científicos. Jeffrey Lewis, experto de la Universidad de Harvard, declaró a la BBC que la amplitud y las facilidades del mercado de uranio enriquecido para uso civil hacen innecesario embarcarse en semejantes programas. El argumento esgrimido por el régimen iraní (el orgullo nacional por el avance científico) tampoco es convincente para Lewis, ya que la tecnología empleada es «tan vieja como la heladera».

Ayer, en todo Irán, las campanas de las escuelas sonaron para marcar el «día nacional de la energía nuclear«. En Teherán, unos 200 estudiantes formaron una cadena humana en la Organización de Energía Atómica de Irán mientras cantaban «muerte a Estados Unidos, muerte a Gran Bretaña». Los alumnos quemaron banderas de ambos países occidentales.

El 9 de abril del 2006 Irán anunció que había enriquecido uranio por primera vez utilizando 164 centrifugadoras.

Las tensiones entre Irán y los países occidentales también se incrementaron después que Teherán detuvo a 15 marineros británicos en aguas del Golfo Pérsico, durante 13 días. Los soldados, capturados por la Guardia Revolucionaria iraní frente a la costa iraquí, fueron liberados el miércoles, pero desde entonces han expresado que sus captores los mantuvieron bajo una fuerte presión psicológica para que «confesaran» que estaban en aguas iraníes en el momento de la detención.