Irán no va a abandonar su plan de desarrollo nuclear

Irán retiró el martes los sellos y precintos de la ONU en una instalación para el enriquecimiento de uranio en Natanz, a 320 kilómetros de Teherán, tras una tregua de dos años. Esto provocó la alarma en varios países occidentales temerosos de que el gobierno de esa nación quiera desarrollar armamento nuclear.

Irán insiste en que su investigación tiene fines pacíficos, como la producción de energía. Sin embargo, EE.UU. sospecha que Teherán quiere fabricar ojivas nucleares.

Europeos y estadounidenses se reunirán hoy en Berlín, Alemania, y «probablemente» decidirán enviar a Irán ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU), según el primer ministro británico, Tony Blair. También Rusia se declaró ayer «alarmada» por la reanudación de las actividades nucleares de Teherán.

Los ministros de Relaciones Exteriores de la troika de la Unión Europea (Alemania, Francia, Gran Bretaña, conocida como UE-3) se reúnen hoy en la capital alemana para tratar la cuestión nuclear iraní. Luego informarán a la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, de acuerdo con el jefe de la diplomacia alemana, Frank Walter Steinmeier.

DISCURSO. En un discurso transmitido en directo por la televisión estatal, el presidente iraní Mahmud Ahmadinejad prometió continuar el programa nuclear, pese a la indignación internacional.

«Digo a esas superpotencias que, con fortaleza y prudencia, Irán intentará alcanzar la energía nuclear con fines pacíficos. La nación iraní no se asusta ante las potencias y el ruido que hacen», dijo Ahmadinejad en la ciudad portuaria de Bandar Abbas.

«En un futuro cercano, la energía (nuclear) será íntegramente producida por la nación iraní», afirmó. El presidente acusó a Occidente de utilizar el temor a las armas nucleares como excusa para impedir el desarrollo tecnológico de Irán y controlar el país obligándolo a adquirir combustible nuclear en el extranjero.

«Dijeron falsamente que se oponen a las armas nucleares. Desean contar con un monopolio nuclear para venderlo gota a gota a elevado precio y utilizarlo como instrumento para dominar a otras naciones», indicó.

El ex presidente Hashemi Rafsanjani también denunció la «política colonial» de Occidente y dijo estar «asombrado» ante los intentos europeos y estadounidenses de «intimidar» a Irán.

«Si causan cualquier disturbio, a la postre lo lamentarán», advirtió en un discurso durante la festividad musulmana de Eid al-Adha, que fue transmitido por televisión a todo el país.

«Incluso si (occidente) destruye a nuestros científicos, sus sucesores continuarán su tarea», indicó. «No les será fácil solucionar el caso (nuclear) mediante la imposición de sanciones o algo parecido».

ENCUENTRO. El diplomático alemán Steinmeier dijo que el objetivo de la reunión de hoy de la UE-3, junto al Alto Representante para la Política Exterior de la Unión Europea, Javier Solana, es ver si queda un margen político para la negociación o hay que acudir al Consejo de Seguridad de la ONU a través de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA).

Hace tres años que el dossier nuclear iraní está en manos del Consejo de Gobernadores de la AIEA, el órgano ejecutivo de ésta. A finales de setiembre el Consejo estimó que Irán había violado sus obligaciones respecto al Tratado de No Proliferación nuclear (TNP) y podría ser sancionado por Naciones Unidas.

«Se habla de una reunión extraordinaria del Consejo de Gobernadores en unos 15 días», declaró en Viena el miércoles un diplomático occidental que pidió el anonimato.

EE.UU. asegura que dispone del apoyo necesario para que sea aprobada una eventual resolución del Consejo de la ONU, a pesar de las reticencias de Rusia y China, dos miembros permanentes y, por lo tanto, con derecho a veto.