IRPF: FA le marca el paso a Astori para que cambios rijan ‘ahora’

Ante la ola de críticas que recibió la izquierda por el impacto que causó el descuento del IRPF de junio -por la acumulación del aguinaldo-, la dirección del FA se sumó al planteo para que los cambios rijan a partir del 1° de julio.

Si bien en la declaración aprobada por la Mesa Política del Frente Amplio (FA) se señala que las modificaciones se instrumenten «a la mayor brevedad posible», la intención de la mayoría de los grupos de la coalición es que estas entren en vigencia con retroactividad al 1° de julio, según admitieron a El País representantes de distintos sectores.

La declaración -que fue en principio resistida por Asamblea Uruguay y el Nuevo Espacio- surgió a instancias de la Vertiente Artiguista, en el marco de un análisis de la coyuntura política.

Participantes de la reunión indicaron que uno de los argumentos esgrimidos por los integrantes de Asamblea y del Nuevo Espacio, fue que un pronunciamiento de la Mesa Política sobre el IRPF podía interpretarse como «una propuesta en contra del gobierno». Incluso algunos de los representantes de esos sectores afirmaron que se podía «interpretar como una crítica al ministro de Economía» o un tiro por elevación a su posible candidatura presidencial.

Sin embargo, los impulsores de la declaración sostuvieron que un pronunciamiento de la dirección del conglomerado no era contrapuesto a la posición del Poder Ejecutivo y tomaron como bandera el compromiso que asumió el presidente Tabaré Vázquez en marzo, cuando en Paso de los Toros expresó que en julio al realizar un balance sobre el primer año de entrada en vigencia de la reforma, se determinaría el aumento del monto mínimo no imponible, el incremento de las deducciones y se incluiría la opción de tributar por grupo familiar o en forma individual.

Tras un largo debate en que estuvo presente el impacto que causó en los sectores «medios y medios bajos» los descuentos que experimentaron los sueldos por la suma del aguinaldo, varios dirigentes consideraron que el Frente debía «dar una señal» a esos estratos sociales.

«Que sea ahora», expresaron varios integrantes de distintos grupos, en el entendido que el tema del IRPF «tiene una alta sensibilidad social en sectores que han sido muy golpeados», afirmó el dirigente del Partido por la Victoria del Pueblo, Carlos Coitiño. En una línea similar se pronunciaron delegados del Partido Comunista, Partido Socialista, Vertiente Artiguista y de las bases.

Para lograr que el texto de la declaración fuera aprobado por unanimidad, se cambiaron algunos términos y no se le estableció una fecha al gobierno para los cambios al IRPF.

El tratamiento del tema en la Mesa Política fue el resultado de las conversaciones bilaterales que vienen manteniendo la mayoría de los grupos.

Los socialistas y la Vertiente Artiguista habían ratificado días atrás que los cambios al IRPF debían instrumentarse este año. En un encuentro mantenido el jueves pasado entre el MPP y la Vertiente, estos dos grupos coincidieron en que las modificaciones tenían que entrar en vigencia a partir de julio.

A nivel de la bancada de diputados, legisladores de varios grupos comenzaron a reunirse a los efectos de lograr que una vez que se apruebe el proyecto de Rendición de Cuentas, se realice una reunión con el equipo económico para conocer «el espacio fiscal» que maneja el ministro Astori y acordar en forma «responsable» los cambios que experimentará la reforma.

El diputado Héctor Tajam del MPP indicó que su sector aguarda que las modificaciones se instrumenten «en el segundo semestre del año». Admitió que a nivel de diputados oficialistas existen contactos para promover ese encuentro con Economía, si es que Astori no remite el proyecto que contendrá los cambios a mediados de mes.

El diputado Eduardo Brenta, de la Vertiente Artiguista, indicó que en la bancada se esperan que los cambios «sean lo más rápido posible».

El socialista Gustavo Bernini dijo que a un año de la aplicación de la reforma «se tienen todos los elementos para poder aplicar los correctivos y cumplir con el compromiso que asumimos».

«Tendrían que ser ya», opinó Bernini al señalar cuándo deberían entrar en vigencia. El mismo criterio tuvo el diputado Jorge Pozzi del Nuevo Espacio, quien recordó que él había reclamado que las modificaciones rigieran desde enero pasado. En el Partido Comunista la posición es coincidente, e incluso reclaman que el monto mínimo se eleve a $ 16.000.

En el oficialismo se maneja que el monto mínimo no imponible se elevará a $ 12.425 y que las deducciones por hijos menores se duplicará.

Algunos legisladores próximos al equipo económico son más optimistas y estiman que el monto mínimo puede llegar a $ 14.000.

No obstante, en el Frente Amplio aseguran que la última palabra sobre el tema la tendrá el presidente Vázquez.