IRPF: García no hará cambios.

El gobierno dará a conocer este mes el menú de opciones previsto a partir de la reforma a la aplicación del Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF), que comenzará a regir desde el 1º de enero. No están previstos nuevos cambios a los ya introducidos en la reforma impositiva por el equipo económico que condujo el actual senador Danilo Astori. La Dirección General Impositiva (DGI) reglamentará en breve la aplicación de la reforma en cuanto a la opción de tributar el impuesto en forma personal o por núcleo familiar, lo que comenzará a regir a partir del 1º de enero de 2009. El director de Impositiva, Nelson Hernández, dijo a LA REPUBLICA que se está planteando una solución que implique el «menor esfuerzo» tanto para los contribuyentes como para quienes pagan la renta. Acotó que existe un grupo de contribuyentes para los cuales es indiferente la deducción por núcleo familiar y la primera instancia será definir ese grupo. Aseguró que la DGI informará debidamente durante diciembre y parte de enero, a quiénes les conviene optar por esta situación de carácter general. Acotó que deberá tenerse en cuenta la cantidad de dependientes del núcleo familiar, porque puede haber una situación diferente a aprovechar. Además, la DGI ajustará las retenciones, a partir de enero de 2009, de aquellas personas que opten por núcleo familiar y esa opción les signifique un beneficio. Esa reducción de los anticipos «será simplificada, porque de lo contrario implicará esfuerzos grandes en materia de cálculo para quienes pagan las rentas». El hecho de optar por tributar como núcleo familiar significará un ajuste «paramétrico» de las retenciones a la baja, aunque aclaró que no será exacto porque para ello deberían considerarse los ingresos de cada cónyuge en cada mes. «Estableceremos un parámetro para ajustar a la baja todas las retenciones de aquellas personas a las que les sea más conveniente tributar por núcleo familiar. Eso implicará que realicen un ajuste e informen a sus empleadores de la situación antes de fines de 2009», aseguró Hernández. El 1º de setiembre comenzó a regir una de las modificaciones al sistema impositivo en lo referente al aumento del mínimo no imponible del IRPF, que pasó de $ 8.875 a $ 12.425 nominales. También se duplicaron de $ 961 a $ 1.922 las deducciones por hijos menores de 18 años o con discapacidad. Si bien la iniciativa incluía otros cambios, como por ejemplo disminuir la tasa de IVA que se aplica a los rendimientos derivados del derecho de autor sobre obras literarias, artísticas o científicas, o deducciones a los insumos referidos a la incorporación de genética animal, de todas maneras quedó para aplicar a partir del año próximo la opción de tributar IRPF en forma personal o por núcleo familiar. La ley establece que si un trabajador opta por realizar su aporte de IRPF por núcleo familiar y uno de los dos integrantes de la pareja no tributa o percibe como salario menos de un Salario Mínimo Nacional (SMN), es decir $ 4.150, el mínimo no imponible se establecerá en .200. En tanto que, cuando se opte por tributar también en función del núcleo familiar, pero los dos miembros de la pareja perciban un salario superior a un SMN, el mínimo no imponible se duplicará y se fijará en $ 24.850 para esa familia. El gobierno entendió en su momento que las liquidaciones por núcleo familiar debían comenzarán a regir a partir del 1º de enero de 2009, por razones de «aplicabilidad en la práctica» y porque es imposible comenzar a aplicar esos mínimos en mitad del ejercicio anual, que es en función a lo cual se liquida el impuesto.