Italia y España evitarán rescate a menos que suban rendimientos. Rechazo.

Italia y España no solicitarán rescates a menos que una nueva suba en los rendimientos de los bonos los aíslen de los mercados dado que ningún gobierno aceptará voluntariamente las condiciones impuestas para la ayuda, dijo un alto funcionario del gobierno italiano.

«No habrá ningún país que voluntariamente, en una medida preventiva, aunque esté racionalmente justificada, recurra a un organismo internacional y diga ´cedo mi soberanía nacional´», dijo en una entrevista en Roma Gianfranco Polillo, subsecretario de Finanzas. «Lo descarto para Italia y para cualquier otro país».

Los rendimientos de los bonos italianos y españoles a 10 años cayeron más de 1 punto porcentual desde que el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, señaló por primera vez el 2 de agosto que el banco compraría deuda de los países de la eurozona en problemas conjuntamente con los fondos de rescate de la Unión Europea (UE). Si bien el primer ministro Mario Monti fue un promotor del plan de compra de bonos de la UE, la insistencia de Draghi en imponer condiciones sobre todo tipo de ayuda generó en Monti y en el primer ministro español Mariano Rajoy una renuencia a solicitarla. El programa «se activará solo cuando los países individuales tengan el agua al cuello», dijo Polillo.

El rendimiento de Italia a 10 años cayó 3 puntos porcentuales hasta 4,9% el viernes, por debajo de un pico de 7,5% el 9 de noviembre. El referente de España cayó 4 puntos básicos hasta 5,73%. Alcanzó un máximo desde que existe el euro de 7,75 % el 25 de julio.

Monti-Rajoy
Monti se reunió con Rajoy la semana pasada en Roma, un día después de que el gobierno italiano elevó su pronóstico correspondiente al déficit fiscal para este año en medio de una recesión que se ahonda. Los altos rendimientos están incidiendo en las finanzas públicas de ambos países, debilitando los esfuerzos destinados a contener los déficits fiscales. Italia prevé ahora un déficit de 2,6% del Producto Interno Bruto (PIB) este año, más que el 1,7% pronosticado en abril.

La vicepresidenta española Soraya Sáenz de Santamaría dijo esta semana que España contemplará la posibilidad de solicitar un rescate si las condiciones impuestas son aceptables.

Si un país tocara el botón de ayuda, los consiguientes «procedimientos serían muy pesados desde el punto de vista tanto político como económico» y cualquier condicionamiento implicaría incertidumbres, explicó Polillo, que secunda al ministro de Finanzas de Vittorio Grilli. Agregó que no está al tanto de que otros países estén presionando a Italia para que solicite ayuda externa.

Un aumento del riesgo político en vísperas de las elecciones generales previstas para fines de abril también podría elevar la posibilidad de que Italia se viera obligada a buscar apoyo, dijo Polillo.

Los sondeos sugieren que probablemente la votación no produzca una mayoría estable o que lleve a un gobierno que no esté comprometido con las reformas de Monti.

El riesgo de un parlamento sin mayoría absoluta también sería mayor si los políticos no logran llegar a un acuerdo relativo a una nueva ley electoral que garantice la gobernabilidad, advirtió Polillo. Monti no será candidato en la elección. (Bloomberg)

Fuente: EL OBSERVADOR  ECONOMIA 24/09/2012 Página 12