Jornada de doble interpelación

A la cita parlamentaria de esta tarde se llega luego de la cumbre de líderes políticos que convocó el presidente Tabaré Vázquez.

En el encuentro, el mandatario afirmó que recién en octubre se sabrá “qué tipo de acuerdo se firmará con Estados Unidos”.

Vázquez anticipó que en los próximos días se comunicará con su par de Brasil, Lula Da Silva, para enterarlo sobre los avances de las negociaciones con los norteamericanos.

«En los próximos días voy a intentar tener una conversación -por lo menos telefónica y, si puedo, personal- con el presidente Lula, que es el presidente pro témpore del Mercosur para conversar sobre estos temas. Ya hubo una oportunidad en Brasilia no hace muchas semanas atrás, una reunión de los dos presidentes de Argentina y Brasil y se expresaron públicamente diciendo que no iban a poner obstáculos en el intento de Uruguay de mejorar su intercambio comercial con Estados Unidos u otros países», señaló.

En el encuentro, Vázquez entregó un documento de 11 páginas que resume los informes preliminares de seis comisiones técnicas que evaluaron “costos y beneficios” del eventual acuerdo.
 
Las explicaciones del primer mandatario no conformaron a los representantes de la oposición, que así lo hicieron saber a la salida de la reunión.

El presidente del directorio del Partido Nacional, Jorge Larrañaga, afirmó que son varias las discrepancias con el gobierno en este tema:

«(Expresamos) nuestras profundas diferencias también en lo que tiene que ver con el incumplimiento de los acuerdos programáticos de febrero del año 2005, que a nuestro juicio se han dado sobre todo en materia de política exterior. También hemos trasladado las diferencias que tiene nuestra colectividad política con el manejo de las Relaciones Exteriores del país y con la relación de traslado a los partidos políticos de la oposición que no puede ser un traslado en cuentagotas».

El secretario general del Partido Colorado, Julio María Sanguinetti se refirió al diálogo con el gobierno y sumó críticas a la política exterior. «En términos más generales y sin polemizar con el amigo ministro Brovetto, le digo que el Uruguay tuvo tiempos de políticas de Estado donde no era excepcional que todos los partidos tuvieran la información y la representación», señaló.