Kerry cambia estrategia para intentar alcanzar a Bush

WASHINGTON | EFE

La campaña electoral de EE.UU. comenzó su recta final ayer, festivo por el día del Trabajo, con un cambio de estrategia del candidato demócrata, John Kerry, para salvar la distancia que le separa de su rival, el presidente George W. Bush.

Ambos candidatos se encuentran de gira electoral por los estados del Medio Oeste, algunos de los cuales figuran entre los más disputados de cara a los comi-cios presidenciales del 2 de noviembre.

Pero lo hacen en condiciones muy distintas. Bush ha salido reforzado de la Convención Nacional Republicana que se clausuró el jueves en Nueva York, mientras que Kerry se ha visto obligado a salir al contraataque para tratar de recuperar terreno a sólo 57 días para las elecciones.

La ventaja de once puntos a favor de Bush que revelan las encuestas, después de meses de empate técnico, ha forzado a Kerry a remodelar su campaña, que incorporará o dará un papel más relevante a varios asesores cercanos al ex presidente Bill Clinton.

La campaña de Kerry alega que esos cambios estaban previstos desde hace tiempo, que las diferencias en los sondeos son circunstanciales y que sus planes siempre habían sido dejar la imagen más agresiva para los dos últimos meses.

ENCUESTA. Una encuesta hecha pública esta semana por la revista «Time» indica que dos tercios de los estadounidenses cree que la marcha de la economía es mala o mediocre, mientras que el otro tercio cree que es buena o excelente.

El senador, quien ayer celebró actos electorales en tres estados distintos —Pensilvania, Virginia Occidental y Ohio, donde los candidatos están empatados—parece haber hecho caso a las recomendaciones de sus asesores y optó por centrar su mensaje en el estado de la economía y la sanidad.

«Si quieren cuatro años más de pérdidas salariales, si quieren cuatro años más de puestos de trabajo que se van al extranjero, entonces vayan y voten por George Bush», afirmó el candidato demócrata en Canonsburg (Pen- silvania).

Pero «si quiere cobertura médica para todos los ciudadanos, escuelas que funcionen, trabajos que le den más dinero, si quie- ren una Seguridad Social que siga ahí en el futuro, tenemos que mover a EE.UU. en otra dirección», insistió.

Dos encuestas divulgadas esta semana por las revistas «Time» y «Newsweek», respectivamente, coinciden en adjudicar a Bush una intención de voto del 52 por ciento, frente al 41 por ciento de Kerry y el 3 por ciento del candidato independiente Ralph Nader.

El día de la fiesta del Trabajo en EE.UU., el primer lunes de setiembre, marca el fin de las va- caciones estivales y tradicionalmente señala el inicio de la rec- ta final de la campaña en años electorales.