Kerry y Bush iniciaron su duelo de ocho meses hacia la Casa Blanca

John Kerry, el virtual candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos, y el mandatario George W. Bush iniciaron ayer lo que promete ser una reñida batalla electoral, con un aluvión de acusaciones y de propaganda.
El duelo quedó concretado cuando el senador por Carolina del Norte, John Edwards, anunció su renuncia a las aspiraciones para llegar a la Casa Blanca.

“Hoy he decidido suspender mi campaña por la presidencia de Estados Unidos”, dijo Edwards, en declaraciones ante una multitud de simpatizantes en la escuela a la que asistieron sus hijos. “La verdad es que John Kerry tiene lo que hace falta”, agregó.

Edwards no ganó ninguno de los 10 estados que realizaron elecciones primarias el supermartes y sólo resultó victorioso en un comicio interno de su partido durante la batalla por la nominación, que consagró a Kerry como el virtual candidato demócrata a la presidencia.

Kerry, que ganó nueve de los 10 estados disputados en el supermartes, anunció que comenzará la búsqueda de su compañero de fórmula, por lo que, probablemente Edwards vuelva a tener trabajo electoral dentro de poco.

En tanto, Bush reveló los primeros anuncios de televisión de su campaña, que comenzarán a ser difundidos hoy en 16 estados clave.

Los anuncios, que también serán trasmitidos en español en algunos lugares, muestran banderas estadounidenses y los atentados del 11 de setiembre de 2001 para destacar el “firme liderazgo de Bush en tiempos de cambios” y su visión optimista del futuro del país.

“Sé exactamente adónde quiero conducir a este país, sé lo que necesitamos para hacer al mundo más libre y más pacífico”, dice Bush en uno de los anuncios.

Sobre imágenes del 11 de setiembre y un gráfico de la caída de las acciones en la bolsa, el narrador de uno de los anuncios dice: “Estados Unidos enfrentó el desafío”, y concluye: “El presidente Bush, un firme liderazgo en tiempos de cambio”.

Los estrategas de la campaña republicana –que tienen a su disposición más de US$ 100 millones para gastar– dijeron que la propaganda no contestará directamente las críticas hechas por los demócratas en días recientes, sino que retratarán a Bush como un presidente fuerte y optimista.

Las encuestas de opinión colocan la popularidad de Bush en caída libre y algunas indican que Kerry le ganaría si las elecciones fuesen hoy.

Un vice para Kerry. La prioridad ahora para el demócrata es encontrar un compañero de fórmula para enfrentar a la de Bush y Dick Cheney. La decisión de Kerry debería tratar de encontrar equilibrios políticos, ideológicos, geográficos y sociales.

El senador por Massachusetts es un típico representante de la Nueva Inglaterra blanca, progresista y burguesa, feudo del clan Kennedy.

Por lo tanto, los analistan prevén que se elija a un compañero de fórmula más próximo al sur, centro u oeste, con una imagen de demócrata moderado que permita atraer electores indecisos.

Los rumores y especulaciones ya empezaron a hacerse oír. Edwards,podría ser un buen candidato a la vicepresidencia. Es que muchos demócratas piensan que Kerry y Edwards formarían una “dupla soñada” para competir con Bush.

Magnético, enérgico y excelente orador, Edwards, de 50 años, es de extracción popular (es hijo de un obrero textil), tiene fuertes raíces en el sur conservador y atrae a las mujeres.

Su lado flojo tal vez sea que tiene poca experiencia política, ya que recién fue electo senador en 1998. Otra opción podría ser el gobernador de Nuevo México, Bill Richardson, que por sus orígenes podría atraer al electorado hispano de su estado, y de Arizona y California.

Otro nombre en danza es Evan Bayh, senador por Indiana, un demócrata moderado que tiene el apoyo del 70% del electorado de su estado y goza de una imagen positiva entre los independientes e indecisos. Los republicanos ganaron Indiana en 2000 por un margen mínimo.

Por otra parte, el ex presidente Bill Clinton sería un vicepresidente ideal, y los sondeos deberían reforzar esta idea, opinó un columnista del New York Times.

(Agencias)