‘Kirchner estuvo rehuyendo el diálogo’, lamentó Vázquez

Vázquez logró instalar un escenario de unidad del sistema político uruguayo a los ojos de Kirchner, en la cumbre que reunió ayer a los líderes de los principales partidos en la residencia presidencial de Suárez.

El presidente del Frente Amplio, Jorge Brovetto, el secretario general del Partido Colorado, Julio María Sanguinetti, el presidente del Directorio del Partido Nacional, Jorge Larrañaga, el presidente del Partido Independiente, Pablo Mieres, y el presidente de la Unión Cívica, Aldo Lamorte, remarcaron ayer el respaldo al gobierno y tuvieron la chance de dejarle a Vázquez una serie de sugerencias para manejar el conflicto con Argentina.

El presidente abrió la reunión presentando informes de Cancillería, del Ministerio de Vivienda y Medio Ambiente y del Ministerio de Industria, así como el de un instituto noruego especializado en cuestiones forestales que, según Vázquez, fue el que lo terminó de convencer, antes de asumir el mandato en marzo pasado, de que debía impulsar la instalación de las plantas de celulosa en Fray Bentos.

Dedicó una parte de su exposición al «viraje» que a su entender tuvo Argentina, que inicialmente había aprobado la instalación de las plantas. Según fuentes consultadas por Ultimas Noticias, Vázquez señaló que sólo tuvo una oportunidad de hablar con Kirchner sobre el tema, en mayo pasado. Después, los mandatarios tuvieron una charla de apenas unos minutos en setiembre en Salamanca, por sugerencia del presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, pero no alcanzó a ser considerado como una instancia de diálogo.

Vázquez entendió que la opción de litigar en La Haya también supone una ruptura del diálogo, según las fuentes, y Sanguinetti propuso entonces que volviera a intentar una reunión con Kirchner.

A su turno, Larrañaga lanzó la idea de recurrir al apoyo de Brasil, España y Finlandia, tras lo cual Vázquez anunció que, por el momento, buscará apoyo en la región. El presidente tiene previsto viajar el 11 de marzo a Chile para asistir a la asunción de la presidenta electa Michelle Bachellet. Ese viaje podría continuar hacia Bolivia, lo que depende de una comunicación previa con Evo Morales en respuesta a una carta que días atrás le envío el mandatario. De la evolución del conflicto con Argentina dependerán eventuales gestiones personales de Vázquez en Brasil y Paraguay.

CORTES

«No vamos a dejar que nos pasen por arriba», aseguró Vázquez en la reunión cuando llegó el turno de analizar los cortes de los pasos fronterizos. Y se llegó a la conclusión de que el gobierno tiene varias opciones para presionar a su par argentino en el entendido de que los cortes violan todos los tratados internacionales, desde el del Mercosur hasta la Carta Orgánica de las Naciones Unidas.

Sanguinetti puso énfasis en la necesidad de dividir el conflicto con Argentina en dos: la instalación de las papeleras y los cortes de los pasos fronterizos. Esto último lo consideró una agresión inadmisible y apuntó que «la libertad de circulación de las personas es uno de los derechos humanos sustantivos», contemplado en todos los tratados que tiene firmados el país.

Vázquez subrayó ayer, con el apoyo de los líderes, que la posición del gobierno es «firme e irreversible», al tiempo que encontró satisfacción en ellos por llevar adelante una política de estado en materia internacional.