Kirchner habla de ‘causa nacional’ contra Botnia

Ante un pequeño grupo de ciudadanos que soportaron estoicamente las temperaturas por debajo del cero en Tucumán, el presidente argentino se volvió a referir al conflicto con Uruguay como una cuestión nacional. Entre los asistentes estaba un grupo de algo más de 60 activistas de la Asamblea Ambiental de Gualeguaychú que portaban banderas argentinas con la leyenda «Fuera Botnia. Viva la Patria», las mismas que Néstor Kirchner y su esposa agitaron el 20 de junio pasado en Rosario, cuando celebraban el Día de la Bandera.

«Cuando dije que las papeleras eran causa nacional, sé que estaba cumpliendo con la Patria y con el pueblo», dijo el mandatario argentino durante su discurso oficial por el 191 aniversario de la declaración de Independencia. Kirchner aludía al llamado que hizo en mayo del año pasado, tras concretar la demanda ante La Haya.

No fue la única alusión al conflicto. «Sabemos que los intereses oligopólicos y monopólicos están agazapados, por eso le pido al pueblo tucumano y a todo el pueblo argentino que esté atento porque quieren subordinar los intereses del pueblo», sostuvo en un mensaje a varias bandas, que también presentaba lecturas internas. A renglón seguido Kirchner se refirió a la «campaña sucia» que dice se desató contra la candidatura de su esposa, Cristina Fernández.

Al cabo de la ceremonia oficial, uno de los activistas más notorios de Gualeguaychú, el dirigente Alfredo De Angelis, declaró a la agencia oficial Télam que su presencia allí obedecía a la necesidad de hacer «un llamado de atención sobre los ataques contra la soberanía argentina». Los activistas planean endurecer sus acciones, más allá del bloqueo que en el puente de Fray Bentos-Puerto Unzué mantienen desde el 20 de noviembre del año pasado.

No habrá respuesta. «La posición del gobierno uruguayo es no responder a esas declaraciones, se discutirá en los ámbitos que hay que discutir: en La Haya, en la mesa de diálogo abierta por la facilitación española, y punto», dijo ayer a El País una fuente de gobierno.

Para las dos instancias aludidas la Cancillería y el equipo técnico y jurídico ha preparado una abundante cantidad de documentación. En el caso de La Haya, alegato escrito que se espera presentar el próximo 19 de julio, «se apelará a gran cantidad de documentación, y sobre todo argentina, por ejemplo la presentación que hizo el presidente Kirchner ante el Congreso en 2005 donde decía que el conflicto estaba superado», informó la fuente gubernamental. El informante agregó que en el escrito se documentará cómo Uruguay procedió de acuerdo a lo establecido por el Estatuto del Río Uruguay, «informando a Argentina sobre los proyectos, a través de la Cancillería, porque la ausencia de la delegación argentina en la CARU la había vuelto prácticamente inoperante».

«La línea argumental, en este caso, es que según se desprende del Estatuto, Uruguay no tiene que `pedir permiso` a Argentina para autorizar una planta, sino comunicarlo, que fue lo que se hizo», explicó la fuente oficial. «En consecuencia con ello, lo que se garantiza es que no habrá contaminación ni se dificultará la navegación del río, según lo establecido por el Tratado», agregó.

En cuanto a la reunión que tendrá lugar en Nueva York los próximos 30 y 31 de julio, el informante señaló que se «irá con el espíritu más positivo, brindando toda la información técnica que sea necesaria». No obstante, aclaró que el tema «relocalización», en el que Argentina continúa insistiendo, «ni siquiera está planteado discutirlo, se trata de decisiones soberanas de Uruguay».

El eje de la demanda presentada por Argentina ante la Corte Internacional de Justicia es la supuesta violación en la que habría incurrido Uruguay al autorizar los proyectos de Botnia y ENCE. La Corte ya recibió el alegato argentino el 15 de enero pasado y tras recibir el uruguayo antes del 20 de julio, comenzará a analizar el tema. Se espera que entre enero y febrero haya nuevas audiencias orales en el supremo tribunal.