La apuesta es a Brasil.

POR LEONARDO LUZZI DE LA REDACCIÓN DE EL OBSERVADOR

Con la idea del presidente José Mujica de que la economía del país avance subida «al estribo de Brasil», el mandatario partirá el domingo a la ciudad de San Pablo junto a una de las delegaciones empresariales más numerosas que hayan acompañado a un presidente. Serán 70 los hombres de negocios que integrarán la comitiva oficial, además de ministros, representantes del Instituto Nacional de Carnes, la Corporación Nacional para el Desarrollo y delegados del PIT CNT. Lo numeroso de la delegación obligó incluso a la aerolínea PLUNA a habilitar una frecuencia más el domingo 13.
El ministro de Industria, Roberto Kreimerman, dijo ayer a El Observador que se busca «empujar más a Uruguay hacia Brasil para aumentar el comercio». Para ello se tomará como modelo al sector autopartes para que la producción local forme parte de cadenas industriales regionales.

Kreimerman informó que Mujica recibirá en privado a 20 empresarios paulistas interesados en invertir en Uruguay o en asociarse con empresas locales.

Mario Piacenza, director de Asuntos Internacionales del Ministerio de Ganadería, comentó a El Observador que con el viaje del presidente se trata de «dar una señal bien clara a Brasil» que es el principal importador de la producción uruguaya. «La intención es acercarse en lo político y en lo privado», afirmó.

Mujica aceptó la invitación para clausurar el seminario «Brasil-Uruguay, oportunidades de integración productiva y de comercio bilateral», organizado por la poderosa Federación de Industrias del Estado de San Pablo (Fiesp), donde invitará a los empresarios de aquel país a poner un pie en Uruguay.

Tal como hizo poco antes de asumir cuando habló ante inversores de la región en el Hotel Conrad -en esa oportunidad había sobre todo argentinos- , Mujica irá ahora a reunirse con la gremial en el corazón industrial de Brasil y también con Geraldo Alckmin, gobernador del estado más pujante de ese país.

En tanto, fuentes de la cancillería informaron que la idea «es acercarse al motor económico de Brasil en el marco de una estrategia de integración productiva con ese país».

Por eso, las disertaciones de los ministros estarán orientadas a presentar a Uruguay como un lugar para radicar proyectos y complementar la producción (ver despiece).

Alfonso Varela, presidente de la Cámara de Comercio y Servicios, señaló a El Observador que viajar con el presidente, o como se hizo recientemente con el vice Danilo Astori a la India, «demuestra la unidad de la sociedad uruguaya entre gobierno, y empresarios», y además muestra a Uruguay como «un país serio y maduro».

En la comitiva habrá representantes de la Cámara de la Construcción; de las Tecnologías, Unión de Exportadores, Barraca Erro; la constructora Saceem; del Laboratorio Fármaco Uruguayo; Microsules; Electroquímica, Industria Láctea Salteña, Conaprole; Citibank, Cámara de Industrias; Cámara Mercantil; Asociación Rural; Cámara de Comercio; Zonamerica Business & Technology Park; Cattivelli Hnos. y de la transportista Cutcsa, entre otros.

Cuando en mayo de 2010 Mujica recibió en Montevideo al entonces presidente Lula Da Silva, el mandatario uruguayo afirmó que «el pequeño Uruguay de hoy tiene la decisión política de viajar en el estribo de Brasil todo lo que pueda. Esta es la décima economía del mundo y está en pleno crecimiento. Nosotros nos tenemos que dar cuenta y ubicarnos frente a esa realidad». El próximo viaje del presidente se enmarca en ese razonamiento.