La banca puede resistir eventual empeoramiento de la crisis global.

En diálogo con El País, el superintendente de Servicios Financieros del Banco Central (BCU), Jorge Ottavianelli, sostuvo que «Uruguay está bien pertrechado, bien cubierto respecto a algún potencial efecto sobre el sistema financiero de mayor morosidad o cosas similares».

El funcionario destacó que «el sistema financiero uruguayo tiene seis veces el nivel de previsiones sobre los créditos vencidos que tiene».

Eso permite a los bancos atender, sin necesidad de capital adicional, hasta un aumento de seis veces en la morosidad.

Ottavianelli, resaltó que «Uruguay es uno de los tres países en el mundo que tiene previsiones contracíclicas, que hoy se está tomado como una de las potenciales recetas de solución para la salida de la crisis». En la plaza financiera local, «los bancos deben generar previsiones en los ciclos de alza, a los efectos de usarlas cuando el ciclo económico baja», agregó.

Eso supone que los bancos asuman pérdidas de cartera en el auge del ciclo económico para poder hacer frente al aumento de la morosidad sin necesidad de capital adicional cuando se da la baja del ciclo.

«Por más que crezca la morosidad, va a estar bien cubierta por el nivel de previsiones», afirmó el superintendente de Servicios Financieros del BCU.

En diciembre, el BCU realizó una «prueba de tensión» o «stress» sobre qué tan negativo sería el impacto de un escenario económico adverso en la solvencia de los bancos.

Ottavianelli indicó que no se ha realizado otra prueba de tensión, pero señaló que «los balances de los bancos no han cambiado sustancialmente» desde entonces.

«Si hiciéramos (las) pruebas ahora los resultados no serían distintos a los de diciembre», añadió el funcionario.

En aquella oportunidad, evaluando un escenario adverso (mayor al que prevén los analistas privados), que suponía una caída fuerte de la economía de 3,64%, una suba del dólar de 13,02%, de las tasas de interés de 3,6, del riesgo país de 4,6 y una inflación de 8,8%, todos los bancos tendrían un patrimonio sobre activos riesgosos por encima del mínimo requerido por el BCU (8%), salvo uno que estaría levemente por debajo: 7,8%.

CRÉDITO Y DEPÓSITOS. En cuanto a los préstamos, en abril el stock de los mismos cayó unos US$ 18 millones. Para Ottavianelli «la tendencia todavía no está clara» en cuanto a una caída del nivel de crédito.

«El crédito en el año 2008 subió a tasas fuertes. Uno esperaría que la tasa de crecimiento en los primeros meses sea menor, pero no estamos en condiciones de decir cuál va a ser la tendencia del crédito en 2009», sostuvo el funcionario.

En cuanto a los depósitos, para el superintendente de bancos «no va a cambiar» la tendencia de que 80% de los depósitos estén a la vista «porque no hay incentivos para otra cosa».

«Las tasas que están ofreciendo (pagar) los bancos son bajas y por lo tanto no hay demasiado incentivo para otro depósito que no sea a la vista hoy en el sistema financiero uruguayo», explicó.

En tanto, en lo que tiene que ver con los resultados de los bancos, Ottavianelli dijo que «probablemente, con respecto a 2008, los bancos tengan resultados menores».

De todas maneras, expresó que eso «va a estar muy vinculado a como evolucione el crédito».

El conjunto de los bancos privados tuvo un resultado positivo de US$ 12,7 millones durante el mes pasado.

Sin embargo, por las pérdidas registradas durante los meses previos, en el cuatrimestre acumularon un rojo de US$ 12 millones. El Banco República tuvo un resultado positivo en el cuatrimestre, de aproximadamente US$ 43,8 millones.