La Cámara Alta analizará el tratado de inversiones con Estados Unidos

 El Directorio blanco acordó ayer por la mañana hacer el planteo ante el Senado, que se efectuó horas después.

Según explicó Larrañaga, «el Partido Nacional entiende que ya pasó tiempo más que suficiente» para adoptar una posición definitiva sobre el tema.

Larrañaga recordó que el 13 de junio una delegación del Partido Nacional se reunió con el presidente Tabaré Vázquez para conocer la posición oficial del gobierno sobre el acuerdo y que el mandatario respondió, por escrito, que el tema estaba en manos del Parlamento.

«Esperamos que el tema se termine de procesar en la interna del gobierno, esperamos una situación favorable de la mayoría del oficialismo», agregó el líder nacionalista.

Larrañaga sostuvo que el «tratado es beneficioso para el país» y que la no aprobación del mismo sería algo «dañino» para captar inversiones.

Por eso, se mostró optimista en que dentro del oficialismo logre alcanzarse una posición unánime.

DIFERENCIAS. El tratado de protección de inversiones genera fuertes divisiones en el oficialismo.

El ministro de Economía, Danilo Astori, ha insistido una y otra vez en la necesidad de que se apruebe e incluso aseguró que Vázquez piensa de esa manera.

Una posición similar defiende el vicepresidente Rodolfo Nin Novoa, quien llegó a asegurar que dejar de ratificar el acuerdo «sin duda» podría «implicar una turbulencia».

Sin embargo, otras voces del oficialismo han sido muy críticas con el acuerdo.

El canciller Reinaldo Gargano y el ministro de Ganadería, José Mujica, han manifestado en varias oportunidades una posición crítica con el acuerdo.

Fuentes blancas consultadas por El País indicaron que en el Partido Nacional se estima que el acuerdo genera fuertes discrepancias en el gobierno y por lo tanto en varias ocasiones se ha intentado que las mismas queden en evidencia.

Según las fuentes, en el Directorio de ayer se evaluó que como el oficialismo «bloquea» el tratamiento del tema en la Comisión de Asuntos Internacionales del Senado, se debe buscar «otra vía» para lograr su aprobación.

En la Comisión de Asuntos Internacionales del Senado, los blancos han intentado, sin éxito, el tratamiento del tema.

Incluso, el 9 de junio, un planteo de Larrañaga en ese sentido generó un fuerte enfrentamiento con el oficialista José Korzeniak (Partido Socialista), luego que el legislador del gobierno diera a entender que el planteo de los blancos buscaba generar divisiones en la izquierda y se burlara de eso.

Larrañaga se molestó con los gestos que hizo Korzeniak, a quien acusó de «maleducado», «irrespetuoso», «tonto», «viejo imbécil», y otros calificativos.