La carne uruguaya sustituiría a la de Brasil en Europa

Desde Brasil, incluso, ya se reconoce a través de la prensa, que países como Bélgica están acelerando el cierre de acuerdos con Uruguay para satisfacer un déficit de carne bovina en toda la Unión Europea del orden del millón de toneladas.

Sin embargo, no parece viable a corto plazo un aumento de la cuota Hilton en forma individual a Uruguay, ya que la negociación del ingreso de estos cortes de alta calidad con preferencias arancelarias se realiza a nivel de bloque.

En el Mercosur, Uruguay tiene una cuota de 6.300 toneladas, Argentina logró aumentar la suya de 20.000 a 29.000 toneladas, Brasil se encuentra en el orden de las 5.000 toneladas y Paraguay tiene 1.000 toneladas.

Condiciones. Un artículo de la brasileña Agencia Estado fechado ayer en Ginebra, Suiza, sostiene que si bien la prioridad para la importación de carne la tenía Argentina, luego de las restricciones sanitarias a Brasil, el cierre de las exportaciones dispuestas por el gobierno de Cristina Fernández llevó a acelerar las negociaciones con los frigoríficos uruguayos.

Según la nota, a partir del viernes pasado se publicaron las condiciones para el ingreso de carne brasileña a Europa, entre las que se exige a los empresarios que prueben que el ganado que fue faenado permaneció por 40 días dentro de las haciendas certificadas por la Unión Europea, lo que supone no haber pasado por ninguna de las zonas embargadas como Paraná o Mato Grosso do Sul.

Prácticamente la mitad de las exportaciones de carne de Uruguay estuvieron dirigidas en 2007 al mercado de Estados Unidos y algo más del 12% a la Unión Europea.

Según la Cámara de la Industria Frigorífica, citada por la prensa brasileña, se estima que en 2008 se revierta esta tendencia y cerca del 50% de las exportaciones de dirija a Europa que pagará mejores precios que EE.UU. Por su parte, desde la UE se considera posible doblar las compras de carne uruguaya en 2008.

Dificultades. Esta situación ya había sido advertida por el Instituto Nacional de Carnes (INAC) a partir de señales que indicaban que Europa estaba teniendo problemas con el respaldo sanitarios y el tipo de carne (cebuina) de origen brasileño.

Sin embargo, fuentes consultadas por El País, consideraron muy difícil que se apruebe individualmente para Uruguay un aumento de la cuota Hilton, más allá de las gestiones que se están realizando ante Bruselas.

Sin embargo, Uruguay se puede ver favorecido en las gestiones que está realizando para ingresar al mercado europeo con carne directamente al consumidor a través de un certificado facultativo que requiere una aprobación especial de las autoridades comunitarias, para lo que se inició el proceso el año pasado.

Las mismas fuentes, admitieron que hay mercados de importancia estratégica para Uruguay, cuya apertura se ve dificultada porque la misma atraería inmediatamente a Argentina y Brasil, lo que no es del agrado de esos mercados.