La clase media estará en el centro de la interpelación a Astori por el IRPF

Los blancos dicen que en el Frente Amplio creen que $ 20.000 es “una fortuna”

POR LEONARDO PEREYRA DE LA REDACCIÓN DE EL OBSERVADOR

El frenteamplista Danilo Astori y el herrerista Luis Alberto Heber tienen sus raíces -y gran parte de sus votos- en la cada vez mas difusa clase media uruguaya. Y es por eso que las finanzas de los que viven al sur de avenida Italia -y la inflación que mastica los salarios- será uno de los principales puntos de debate en la interpelación que hoy enfrentará al Ministro de Economía y al senador nacionalista por la reforma tributaria que impulsa la izquierda gobernante.
En el Partido Nacional saben bien que Astori recluta sus adherentes en esa clase social y, si tenían alguna duda, un sondeo realizado por la empresa Cifra en junio se lo confirmó.

El estudio al que tuvo acceso El Observador fue pedido desde el nacionalismo y tuvo como protagonista a “tres grupos motivacionales de Montevideo integrados por personas sin actividad partidaria y de nivel socioeconómico medio.

“Astori”, respondieron “a coro” los encuestados cuando se les preguntó a qué candidato del Frente Amplio votarían.

Pero los blancos consideran que esas personas aún no habían sido golpeadas por el IRPF y que, cuando les llegue el momento, se rebelarán contra Astori en las urnas.

“Creo que Astori ya no puede decir que representa a la clase media”, afirma Heber quien hoy en el Parlamento señalará que esa reforma es el reflejo de una “concepción ideológica” que hace pie en la idea de que los que ganan más de 20 mil pesos por mes son privilegiados.

Como ejemplo de ello, Heber destaca la decisión del Movimiento de Participación Popular (MPP) de topear en 23 mil pesos el sueldo que pueden percibir sus dirigentes con cargos en el Estado. El resto va a parar a la arcas del movimiento.


Al sur de la avenida. El Frente Amplio tiene un capital político al sur de avenida Italia que, según detractores de la reforma impositiva y algunos politólogos, debería perder peso. Entonces, el más perjudicado por la fuga de votos sería Astori y su sector Asamblea Uruguay.

En las elecciones pasadas la izquierda logró 562.842 votos en Montevideo y 119.768 de ellos (el 21,27%) los obtuvo en la zona de la costa.

El politólogo Adolfo Garcé dijo que a mediano plazo el electorado de izquierda afectado por la reforma “debería tender a dejar de votar a la izquierda y votar a los partidos que defiendan sus intereses; eso en cualquier esquema racional de comportamiento político es lo que tiende a pasar”.

El IRPF empieza a limar los bolsillos a partir de un sueldo líquido de aproximadamente 19 mil pesos. El Partido Nacional quiere que ese piso se ubique en los 31 mil pesos. Hoy en el Senado Astori le dirá que “no” cuando Heber pida que, por lo menos, se salven los que ganan 23 mil pesos. Astori le dirá que en todo caso espere hasta el próximo año cuando se sepa cuánto se ha recaudado.

“Aquí se le está pidiendo al 20% de la población que haga un esfuerzo razonablemente mayor del que hace ahora. Estoy seguro que no se le está imponiendo a nadie un esfuerzo tributario inaguantable”, ha dicho el ministro.

En cambio, el senador Heber dice que esa gente que “gasta en el país y que mueve la economía nacional” terminará por cobrarle caro a Astori. “En el Frente creen que el que gana 20 mil pesos gana una fortuna. Y yo creo que eso apenas alcanza para vivir con dignidad, si es una sola persona, y no alcanza para vivir bien si con ese sueldo debe subsistir una familia”, sostiene el parlamentario Herrerista.

Astori dice que las quejas contra la reforma surgen de ese 20% de la población que “tiene más acceso a los medios de comunicación y a la queja que la que pueden tener los integrantes del 80% de la población que van a tener una situación más ventajosa”.

De cualquier manera, las cuentas que hacen la oposición y el gobierno parten de una innegable pauperización del salario de los uruguayos.

La última Encuesta Continua de hogares del Instituto de Estadística y Censo señala que el quintil superior de la población tiene un ingreso promedio de 24 mil pesos, el quintil medio apenas supera los 12 mil pesos y el quintil inferior roza los 6 mil pesos (ver infografía).