La comuna capitalina reguló la actividad de los cibercafés

Ante a la proliferación de cibercafés en la ciudad, la Intendencia Municipal de Montevideo (IMM) decidió regular su funcionamiento. Desde esta semana los comercios que ofrecen conexión a Internet al público deberán cumplir las mismas reglas que los locales de juegos electrónicos. Según la norma, los cibercafés tendrán que tener un mínimo de tres metros cuadrado por cada computadora instalada, un sistema de ventilación apropiado y dos baños, uno para cada sexo. Los locales que incumplan con esos requisitos serán clausurados por el municipio.
Para el edil colorado César García la decisión municipal perjudicará el funcionamiento de estos locales. El representante del Foro Batllista sostuvo que los propietarios de los cibercafés deberán gastar US$ 2.000 para conseguir la habilitación municipal. Dijo que el trámite consta de una memoria descriptiva del local, la firma de un gestor y un arquitecto y los timbres y precios municipales.

García agregó que esta nueva situación “complicarᔠa quienes tienen un contrato de alquiler firmado para el uso del local, ya que estarán impedidos de llevar adelante las reformas edilicias. García manifestó que, al reglamentarse, los propietarios de los cibercafés deberá pagar la tasa adicional mercantil y, en el caso de expender alimentos, la tasa bromatológica.

El edil del Foro Batllista manifestó que los cibercafés que funcionan en los garajes de las casas deberán cerrar sus puertas.

El director de la Región Centro de la IMM, Jaime Igorra, defendió la decisión de la comuna capitalina. “No podemos aflojarnos tanto porque, de lo contrario, llegaremos a extremos de informalidad. Si no regulamos los cibercafés vamos a terminar con una computadora sobre un caballete en la calle”, expresó el jerarca municipal.

Igorra manifestó que los propietarios de los locales que no se adecuen a la nueva normativa “van a tener que mudarse a otro lado”. “En la actualidad hay locales pequeños, en donde la gente se hacina en las horas pico”, agregó el director de la Región Centro.

El jerarca insistió en que la administración comunal debe “transitar por los caminos de la formalidad”.

El jerarca sostuvo que no existe en la comuna un registro sobre la cantidad de cibercafés que funcionan en Montevideo. No obstante, Igorra estimó que hay cientos. “Esto es como las pistas de aterrizaje. Hay más de 100 registradas pero en el país hay alrededor de 800”, dijo el director de la Región Centro.