LA FED puede acelerar una suba de las tasas

La economía estadounidense creó 308.000 empleos en marzo, algo no visto en cuatro años, lo que representa un buen augurio para la economía en términos de confianza y crecimiento. Además, esta mejora es también determinante porque aporta la última pieza al rompecabezas de la recuperación.

Estados Unidos inició un crecimiento sólido desde el verano boreal pasado, aunque el mercado de trabajo siguió desesperadamente letárgico. El banco central estadounidense (Fed) no dejó de notar esta atonía cada vez que decidió mantener sus tasas de interés al bajo nivel casi récord de 1%.

Ahora la perspectiva cambió y se comienza a considerar una intervención de la Fed de un momento a otro para calmar cualquier recalentamiento de la economía.

La cuenta regresiva ha comenzado, estima Ethan Harris, jefe de economistas para Estados Unidos de Lehman Brothers.

Pero sobre la velocidad de esa cuenta regresiva, las opiniones difieren.

Los mercados de bonos tienen ya su opinión y estiman una subida de tasas este verano.

Más prudentes, los analistas recuerdan que una sola buena cifra no asegura la recuperación a largo plazo y consideran que será el ritmo de la creación de empleos lo que dictará un aumento de las tasas.