La feria del Mercosur

El presidente Tabaré Vázquez recibió al director gerente de la Feria de Valencia, Carlos de Vargas, acompañado por el ministro de Turismo, Héctor Lescano, y el embajador uruguayo en España, Julio Lacarte Muró. El diálogo sirvió para informar al presidente sobre la instalación de un centro de convenciones capaz de captar al turismo dedicado a las conferencias y seminarios.

Lescano adelantó que su cartera declarará al proyecto «de interés ministerial» y que la inversión se suma a los 700 millones de dólares ya invertidos este año en el país. El titular de Turismo informó que el grupo empresarial que dirige la Feria de Valencia se contactó con autoridades de la Intendencia Municipal de Montevideo para continuar las tratativas. «Uruguay sigue recibiendo inversiones que se suman a los 700 millones de dólares ya invertidos durante este año en nuestro país. Ésta es una muy buena noticia para todos los uruguayos», aseguró el ministro. El embajador en España, Julio Lacarte Muró, también participó en la reunión con el presidente Vázquez. El diplomático considera necesaria la construcción de un gran predio comercial con espacios para instalar una feria y un centro de convenciones apto para recibir a los grandes eventos mundiales. «No existe nada similar en Sudamérica», recordó Lacarte. El objetivo de este proyecto es subsanar ese vacío y aprovechar las facilidades logísticas de Uruguay, agregó el embajador.

Este megaproyecto está destinado a estimular una serie de aspectos de la economía nacional. Además de la ventaja logística, se pretende crear las condiciones para fomentar el comercio, otorgando el valor que una feria de exposiciones tiene para los productos uruguayos e internacionales. Otro objetivo propuesto es construir un hotel de cuatro estrellas y un centro de negocios. Lacarte explicó que se trata de un proyecto múltiple en el que cada parte soporta al resto de la obra.

EXPERIENCIA
El conocimiento especializado de la Feria de Valencia fue destacado por el embajador. Su director gerente, Carlos de Vargas, explicó que la institución a su cargo nació en 1917, con la meta puesta en impulsar la economía de la comunidad valenciana. La madera, la cerámica, la iluminación y la industria textil son las principales áreas económicas en la labor cotidiana de la feria, relató De Vargas.

La sede central de la Feria de Valencia cuenta con 300 mil metros cuadrados para exposiciones. El desarrollo sostenido de la feria propició la salida al exterior de los productos valencianos a través de las ferias itinerantes, además de la captación de nuevos mercados para el comercio con esa región española.

El siguiente escalón, detalló De Vargas, es la explotación de recintos feriales, con miras a la permanencia en esos nuevos centros. El traslado del know limo es el objetivo de la Feria de Valencia, sobre todo en los países sin una cultura ferial tan desarrollada como la europea. El primer proyecto en el exterior se concretará en Costa Rica, donde las obras comenzarán en breve. El próximo paso es la construcción de un centro con las mismas características en la ciudad de Montevideo, informó De Vargas.

La ubicación privilegiada de Montevideo en la órbita del Mercosur y el diálogo permanente con un gobierno que brinda amplias facilidades para los grandes proyectos son los dos factores principales que destacó el director gerente de la Feria de Valencia para la selección de Uruguay como próxima ubicación de un proyecto de estas características. «Estamos ansiosos por comenzar la construcción», culminó De Viana.

CATORCE MESES

«Este proyecto lleva 14 meses y se inició, es bueno decirlo, como consecuencia de una misión empresarial a España que me tocó presidir en aquel momento como presidente de la Cámara de Comercio y Servicios de Uruguay. En esa oportunidad se inició el primer contacto con el presidente del Comité Ejecutivo de la Feria de Valencia y desde entonces se ha trabajado bastante; aquí estamos concretando un proyecto que se viene elaborando con mucho cuidado y en gran detalle», dijo Lacarte Muró.

«Uruguay y Montevideo, los dos, necesitan un gran predio ferial que no existe en Uruguay ni en el resto de Sudamérica. Y también un centro de convenciones lo bastante grande para recibir a las grandes convenciones mundiales, que tampoco pueden llegar a Montevideo porque no hay suficiente espacio. Es decir que este proyecto está destinado a estimular una serie de aspectos de la economía nacional. Aprovechar las ventajas logísticas que ofrecen Montevideo y Uruguay, crear las condiciones de comercio y de fomento del comercio a través de un predio ferial al que vendrán expositores de todas partes del mundo y donde también podrán presentar sus productos los productores uruguayos, para interesar a los importadores del resto del mundo. También un hotel cuatro estrellas que será de gran nivel y que también va a marcar un nuevo hito en Montevideo. Y un centro de negocios que también va a estar acoplado a todo el programa y que va a ser un nuevo elemento para fomentar las fuerzas y el crecimiento de la economía nacional», remarcó el diplomático.»