La IMM le pondrá nota a sus funcionarios

Al igual que en las aulas escolares, los funcionarios de la Intendencia Municipal de Montevideo (IMM) serán calificados este año con nota. Se podrá saber entonces si el administrativo fulano o el barrendero mengano trabajan de manera “insuficiente, regular, normal-bueno, muy bueno o destacado”, según el escalafón de calificaciones fijado tras un acuerdo entre el gobierno departamental y el sindicato de trabajadores municipales. El gremio pretendió integrar los tribunales de calificación, pero los jerarcas decidieron que los sindicalistas actuarán sólo como observadores.
El rendimiento y la calidad de trabajo son “las materias” a las que las autoridades municipales les asignan una mayor “nota”. En el primer caso se tendrá en cuenta “la rapidez, oportunidad y seguridad en la ejecución y entrega de los trabajos”, dice el reglamento acordado entre la IMM y Adeom. La calidad de trabajo está vinculada a la “aplicación y actualización de los conocimientos teóricos prácticos de las actividades atinentes a su función” y a la “forma de atención y orientación al público”, así como “la diligencia en el tratamiento de los temas”. En este punto también se tiene en cuenta “la precisión, presentación, claridad, prolijidad y consistencia” de la actividad desempeñada.

En una segunda escala de ponderación aparecen la responsabilidad, iniciativa y creatividad. La responsabilidad tiene que ver con “el grado de compromiso personal, actitud de servicio con que (el funcionario) asume y lleva a cabo sus obligaciones”. La iniciativa y creatividad se refieren “al interés en la mejora permanente y la iniciativa para prever y hacerse cargo de los problemas con autonomía en su área de competencia, con un adecuado uso y administración de los recursos disponibles”.

El trabajo en equipo y la relación con los compañeros aparece en un tercer peldaño, al tiempo que la disciplina, la asiduidad y la permanencia son las aptitudes que figuran en el cuarto lugar.

La directora de Recursos Humanos y Materiales de la IMM, Hyara Rodríguez, dijo a El Observador que las calificaciones permitirán otorgar ascensos a los “buenos” trabajadores y “mejorar las habilidades” de quienes tengan “debilidades”. “Acá no se trata de romperle la cabeza a quien tenga una mala calificación, sino de estimular y capacitar a ese funcionario para que se supere en su desempeño laboral”, afirmó Rodríguez.

La directora municipal informó que la comuna dará cursos a los funcionarios que participarán en los tribunales de calificación. Rodríguez manifestó que los resultados de las calificaciones servirán como insumo para futuros concursos internos de la


IMM. La jerarca marcó una diferencia respecto a las promociones dentro de la comuna en relación a otras áreas del Estado. “En reparticiones de las actividad pública los trabajadores, cuando ascienden, lo hacen en masa. Eso es injusto porque hay funcionarios que se ponen al hombro las tareas y otros que hacen poco o nada. Acá la idea es pagarle más a quien se lo merece”, expresó Rodríguez. La IMM ya aprobó también una reforma salarial en función a los diversos puestos del escalafón.