La inflación de 7,28% en 12 meses supera la meta

El dólar interbancario fondo se transó a $ 22,432 en promedio, un 0,4% por encima de la media del martes. De esta manera, en las primeras dos sesiones de septiembre ha bajado un 0,44%, al tiempo que en el acumulado de 2009 ha retrocedido un 7,88%.

En tanto, el BROU incrementó cinco centésimos la cotización al público hasta $ 22,15 en la punta compradora y $ 22,75 en la punta vendedora.

De acuerdo con lo señalado por los agentes cambiarios consultados por El País, el mercado local mostró una mayor disposición compradora en la víspera, como una continuidad del cierre del martes.

Este cambio puntual en la tónica de la divisa se debió más que nada a la intervención de algunos bancos privados en el lado comprador.

La aparición de las instituciones financieras privadas sorprendió al mercado, sobre todo tomando en cuenta que en esos momentos de la tarde el dólar en Brasil, principal mercado de referencia para la plaza local, había comenzado a retroceder.

Los operadores agregaron que algunas compras de los privados se debieron a necesidades puntuales, confirmando la mencionada presión compradora específica.

El circuito local estuvo bastante tranquilo en cuanto a operativa, dado que por las pantallas de la Bolsa Electrónica se transaron US$ 5,20 millones y a través de los corredores de cambio sólo US$ 1,70 millones.

Mesas de cambios consultadas también señalaron que su operativa fue bastante limitada.

Interrogados sobre la evolución futura del tipo de cambio, los operadores coincidieron en que seguramente vuelva a su tendencia «natural» bajista, siempre y cuando los mercados financieros internacionales no registren nuevos desplomes.

Ante un escenario de movimientos normales de los mercados, los inversores se alejarán del refugio del dólar, para buscar inversiones más rentables. Esto lógicamente genera una presión vendedora sobre la divisa estadounidense, haciéndola bajar de cotización.

Otro factor que puede llegar a incidir en el comportamiento del dólar en el mercado local es si el Banco Central (BCU) decide intervenir, agregaron las fuentes cambiarias.

No obstante, las compras del BCU de los últimos meses no han cambiado la tónica bajista de la divisa, sino que sólo han suavizado eventuales fuertes oscilaciones.

En efecto, el ministro de Economía, Álvaro García, dijo el martes que «el dólar en Uruguay flota, y es natural que tenga estas oscilaciones», y agregó que «la política (oficial) es dejar que la tendencia de la moneda siga la evolución del mercado y evitar volatilidades excesivas».

Por otra parte, desde el BCU se dijo a El País que el dólar en «Uruguay va a seguir acompañando lo que pase a nivel internacional».

Dicha tendencia se ha visto reflejada en los últimos meses, con el dólar en la plaza local acompañando a la evolución sobre todo en Brasil.

En este último caso, a pesar de que ha registrado algunas oscilaciones fuertes en las últimas jornadas, a lo largo de este año ha caído más de 19%.

Además, frente al euro se ha debilitado un 2,21%, al tiempo que respecto de la libra esterlina se ha depreciado un 11,74% en 2009.

En el caso del mercado de ayer, el dólar se operó a la baja, más que nada ante cifras de despidos mayores a las esperadas en Estados Unidos.

En este contexto, el euro aumentó 0,33% a 1,4267 dólares, la libra avanzó 0,66% a 1,627 dólares, mientras que en Brasil bajó un 1,43% hasta los 1,8864 reales.

BONOS. Los activos de deuda soberana uruguayos retrocedieron por tercera sesión consecutiva, aunque a menor ritmo que en las jornadas previas.

La caída promedio fue de sólo 0,04%, de acuerdo al índice Bvmbg, de la Bolsa de Valores, que ayer finalizó en los 110,07 enteros.

Este descenso de los Globales uruguayos obedeció a la caída que los bonos emergentes sufrieron durante la mañana de ayer, sin lograr capitalizar las ganancias registradas durante la tarde.

Los aumentos de los emergentes tampoco fueron muy abultados, dado que los inversores están a la espera de los datos mensuales de empleo en Estados Unidos, sumado a la falta de incentivos para que se vuelquen al mercado a comprar, señaló el operador Andrés Escardó.

El riesgo país UBI, de República AFAP, subió ocho unidades a 327 puntos básicos.