La inflación de enero disipa temor a superar 10% anual.

Los temores de una inflación anualizada superior al 10%, manifestados por el equipo económico de gobierno, parecen haberse disipado a la luz de las cifras oficiales. Según los datos difundidos ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE), los precios de la canasta de consumo subieron 0,79% en enero, llevando a una inflación anualizada de 9,21%. La congelación de tarifas, la baja de los combustibles y la caída del tipo de cambio fueron los principales factores que contrarrestaron el fuerte incremento en el precio de los alimentos, por efecto de la sequía que sufre el país.
“De los números previos que teníamos este es el mejor, siendo que las medidas que tomamos van a verse efectivas a partir de febrero, marzo o abril” dijo ayer el ministro de Economía, Álvaro García, a canal 4.

Por su parte, los analistas consultados por El Observador se mostraron optimistas respecto a la evolución de los precios en el corto plazo y sostuvieron que la inflación no superará la barrera de los dos dígitos en los próximos meses.

“El dato de enero es muy bueno y hace disipar todo riesgo de llegar al tan temido 10%”, señaló el economista Javier de Haedo, cuyas estimaciones apuntan a una inflación por debajo de 9% a febrero y de 8% a marzo.

“La inflación se arreglará sola, el mundo está deflacionario en dólares”, enfatizó. Sin embargo, sostuvo que en Uruguay “tenemos una situación particular” porque “estamos echándole leña al fuego con el aumento del gasto público y el ajuste de salarios”.

De las cifras difundidas ayer por el INE se infiere que sería necesario un crecimiento intermensual de 1,65% en el nivel de precios para superar los dos dígitos de inflación en febrero, un registro que no se alcanza en el segundo mes del año desde 1995.

UN ALIVIO. Según el analista Ramón Pampín, de la consultora PricewaterhouseCoopers, la preocupación de las autoridades en enero era “justificable” debido a que se trataba de “un mes crucial” en materia de inflación. En febrero, “estará funcionando a pleno la batería de medidas que implementaron las autoridades”, lo que hace que el dato del Índice de Precios al Consumo (IPC) en enero sea “un alivio en sí”, señaló.

De acuerdo al economista Pablo Moya, de la consultora Oikos, un dato de inflación superior a 10% “no debería darse en 2009”, aunque descartó que el problema inflacionario esté bajo control.

De superar esa barrera, los salarios de los funcionarios públicos pasarían a ajustarse semestralmente mientras que en el sector privado se generarían presiones para una renegociación de los Consejos de Salarios, lo que dispararía un espiral “indexatorio”, dijo Moya.

Por su parte, a economista Tamara Schandy, de Deloitte, señaló que se trata de “un buen dato, que da un respiro a las autoridades pero que no quiere decir que la problemática esté saldada”. La inflación subyacente –aquella que obedece al componente menos volátil del índice– fue de 0,3% en enero, según la medición de la consultora, por debajo de los registros más moderados de 2008.

COMPONENTES. El crecimiento del nivel de precios se concentró en enero en el rubro alimenticio, con un incremento de 2,8% explicado por el encarecimiento de frutas (11,7%) y verduras (18,7%) como consecuencia de la sequía que afectó a la producción en los últimos meses. Sin embargo, el incremento en el rubro se vio compensado parcialmente por una caída de 2,2% en transporte y comunicaciones, a raíz de la baja en el precio de los combustibles (5,7%).