La inflación de enero fue 0,93% y superó expectativas de privados. Causas.

Esto estuvo asociado a las subas estacionales de salarios y al encarecimiento de los alimentos en un marco de menor oferta.

Generalmente, en enero se dan registros inflacionarios elevados, y en 2010, no fue la excepción.

El porcentaje de variación del Índice de los Precios del Consumo (IPC), según el comunicado que divulgó ayer el Instituto Nacional de Estadística (INE), fue mayor a lo que habían pronosticado en mediana (+0,62%) los economistas que responden mensualmente a la Encuesta de Expectativas del Banco Central (BCU).

El registro de enero -que fue mayor al de igual mes de 2009 (0,79%)- significó la tercera suba mensual consecutiva del IPC.

A su vez, en los 12 meses cerrados el mes pasado, el aumento de los precios minoristas alcanzó a 6,05%, por encima del 5,9% del año cerrado a diciembre.

Por otro lado, el alza de precios en el año móvil a enero se ubica dentro del rango objetivo oficial previsto para 2010 que establece un mínimo de alza de 3% y un máximo de 7%.

En diciembre, ante un percepción de menor incertidumbre en el contexto internacional y ante la consolidación de la senda de crecimiento de la economía local, el Comité de Política Monetaria (Copom) del Banco Central estableció un nuevo rango objetivo de suba de precios para el año que termina en junio de 2011, con un mínimo de 4% y un máximo de 6%. En esa oportunidad el Copom también redujo la tasa de interés de referencia del mercado, llevándola a 6,25%.

En este contexto, la economista de CPA-Ferrere, Mariana Ferreira dijo a El País que «la flexibilización de la política monetaria adoptada a fines de diciembre no cuestionaría los objetivos de inflación para el año».

Agregó que el alza mensual del IPC «se ubicó levemente por debajo de nuestras proyecciones, que señalaban un incremento de 1%». Eso se debió a «un crecimiento en los servicios mutuales de salud y de los salarios nominales menores a los esperados», sostuvo.

MENOS OFERTA. La menor oferta que se dio a nivel de los alimentos -especialmente en las verduras- por factores climáticos, determinó que el 50% de la suba mensual del IPC se explicara por el alza en el precio del rubro Alimentos y bebidas (+1,84%).

Las copiosas precipitaciones ocurridas en noviembre y diciembre determinaron en enero fuertes alzas de precios en productos tales como los morrones (+53%), zanahorias (+18%), y tomates (+13%).

También se dio un significativo aumento mensual a nivel del precio de la carne de 3,3%, y de los panes y cereales (+2,5%).

En este último caso incidió que se debió importar harina a un mayor costo en un contexto de menor oferta interna.

Otra explicación del aumento del IPC en enero fue el aumento estacional de los salarios de los funcionarios públicos, y de los sueldos de algunos asalariados privados, los que fueron trasladados a los precios finales en algunos casos.

El segundo rubro en incidencia en la variación mensual del IPC fue Cuidados médicos y de salud, que en promedio aumentó 3,25%.

Este incremento se dio por la suba de la cuota mutual de 4,65%, del precio de las órdenes (+4,88%), y de los tickets de medicamentos (+4,14%).

En contrapartida, se dieron bajas en Transporte y comunicaciones (-1,03%) lo que se explicó por las baja de los combustibles para autos (-2,86%) por el ajuste vigente desde el 29 de diciembre, y también por el menor precio de la patente de autos (-9,53%).

También se produjo deflación en el rubro Vestimenta y calzados (-1,69%). Se debió a las bajas de precios en la vestimenta exterior por el inicio de la liquidación de temporada.