La izquierda cierra filas en gremios para mantener mayoría moderada

La izquierda moderada cierra filas en el Sindicato Médico del Uruguay (SMU) y en la Asociación de Empleados Bancarios del Uruguay (AEBU) e impulsa el regreso de históricos dirigentes en el gremio de los municipales de Montevideo. En estos tres sindicatos habrá elecciones en los próximos días: a fin de mes se renuevan las autoridades de ADEOM y AEBU y en mayo hay comicios en el SMU.

El gobierno del EP ha anunciado reformas importantes en el sistema de salud y una reestructuración de la banca pública y las cajas bancarias paraestatales.


Izquierda unida. Las agrupaciones afines a la izquierda del Sindicato Médico del Uruguay (Fosalba, Convocatoria, La otra opción, y Recambio) se reunirán a fines de esta semana para analizar la integración de una lista común en las elecciones que se desarrollarán el 26 de mayo. “Se han producido acercamientos y diría que hay buen ambiente para unificar la listas afines a la izquierda”, reconoció ayer a El Observador el presidente del SMU, Alarico Rodríguez.

El dirigente afirmó que la gremial no pretende “transformarse en funcional al gobierno”, pero reconoció que es notorio que las nuevas autoridades del Ministerio de Salud Pública han planteado “coincidencias programáticas” con el sindicato.

“El programa de gobierno en materia de salud es casi un espejo del que ha venido postulando el SMU. Eso abre una nueva perspectiva y una nueva etapa en la vida del SMU”, añadió.

Recordó que los actuales jerarcas del MSP han sido activos militantes de la gremial médica e incluso asesores. “Para quienes estamos planteando reformas en el sistema, desde el ámbito gremial, no se trata de un dato menor”, dijo.

Sin embargo, el dirigente rechazó de plano que esas coincidencias lleven al SMU a adoptar una actitud oficialista. “Nos plantea la perspectiva de que ahora tengamos la oportunidad de velar para que se cumpla el programa que se presentó a la ciudadanía en lugar de desarrollar una actividad gremial con ideas opuestas al gobierno como lo fue hasta el presente”, indicó.

La actual directiva del SMU está conformada por ocho miembros de las agrupaciones que pretenden unificarse y por dos integrantes de la Unión Gremial Médica (UGM), integrada por militantes cercanos a los partidos tradicionales.

Gerardo Eguren –actual vicepresidente del SMU y uno de los principales dirigentes de UGM– expresó “cierto temor” de que la nueva realidad política del país haga caer al SMU “en el error de transformarse en un sindicato oficialista”.

A Eguren le resulta difícil creer que las listas de izquierda estén pensando en unirse electoralmente “dadas las notorias diferencias que tenían hasta hace algunos meses”.

“No se que pudo haber cambiado. Tal vez haya habido un mandato superior”, afirmó a El Observador.

“Nuestro postulado principal es la independencia del sindicato de toda estructura política de poder y no queremos que el sindicato se emplee como plataforma política: no queremos más renuncias a la directiva para dedicarse a la actividad política”, agregó Eguren en alusión al ex presidente del SMU, Marcos Carámbula, quien renunció al cargo para postularse a la intendencia municipal de Canelones por el EP.


Platero al ruedo. ADEOM ha estado en los últimos años controlado por los sectores radicales de izquierda, que se han enfrentado a la comuna y protagonizado conflictos de inusitada dureza como el que se desarrolló en el año 2002.

Después de 11 años de inactividad gremial, el líder sindical municipal, Eduardo Platero, anunció su reincorporación. Platero fue la figura representativa de ADEOM a la salida de la dictadura y en el primer gobierno democrático, entre 1985 y 1990.

El dirigente dijo a El Observador que su reintegro a la vida sindical pretende devolver “la dignidad perdida” y “el respeto” de ADEOM.

Para los sectores que hoy dominan la interna de ADEOM –donde son mayoritarias las listas de orientación radical– el funcionario “es un dirigente oficialista” y su triunfo significaría “que el Frente Amplio recuperara el control del gremio”, afirmó ayer un integrante de la mesa ejecutiva de la gremial que prefirió la reserva


Bancarios. En el Consejo Central de AEBU, la lista 98 (que nuclea a varios militantes de Asamblea Uruguay, el Partido Socialista y la Alianza Progresista) apuesta a mantener la mayoría que actualmente ostenta con siete de los 11 integrantes.

Las opositoras listas 17 y 810 –integradas por dirigentes afines al PCU, MPP, PVP, 26 de Marzo, PT y militantes del interior– pelean por ganar espacios tanto en el Consejo Central como en el sector banca oficial y terminar con la hegemonía que la lista 98 tiene desde 1985.

En banca oficial la lista 98 tiene cuatro delegados, la 17 y la 810 tres cada una y la lista 3 (del dirigente del BSE, Hugo Pío) uno.

En banca privada la lista 98 presenta nuevamente como candidato a Juan José Ramos y se da como un hecho que ganará por amplia mayoría, aunque se estima que con un margen menor a los nueve de 11 cargos que ostenta actualmente.