La izquierda mantendrá las Afaps y no reformará la seguridad social

Mantenimiento de Afaps contradice reclamos de los trabajadores de la Seguridad Social, la gremial de jubilados y del Pit-Cnt


LORELEY NICROSI

Si la izquierda triunfa en octubre, mantendrá el régimen de las Afaps y no instrumentará reformas estructurales en la seguridad social, según el acuerdo alcanzado el lunes de noche por el comando político de la coalición que preside el líder del Encuentro Progresista-Frente Amplio (EP-FA), Tabaré Vázquez.

No obstante, el conglomerado analizará la posibilidad de modificar las tasas de interés que cobran las Afaps y tratará que el Banco de Previsión Social (BPS), comience a recibir beneficios por ser el encargado de la recaudación.

El mantenimiento de las Afaps contradice los reclamos de la Asociación de Trabajadores de la Seguridad Social (ATSS), de la Organización Nacional de jubilados y Pensionistas del Uruguay (Onajpu), y del propio Pit-Cnt, que exigen la eliminación de las entidades recaudadoras.

El presidente de ATSS, Adolfo Bertoni dijo a El País que «si se mantienen las Afaps se impide la transformación de la seguridad social». «No queremos más las Afaps», afirmó.

Por su parte, el dirigente del Pit-Cnt, Juan Castillo destacó que la central reclama la eliminación gradual de las Afaps. Subrayó que el Pit-Cnt elabora un proyecto alternativo que apunta a transformar la seguridad social en base a otros valores que los del sistema privado.

OBSTACULO. El acuerdo alcanzado el lunes entre Vázquez, los senadores cabezas de lista, el líder del Nuevo Espacio, Rafael Michelini, el presidente de la comisión de Programa del EP, Héctor Lescano, el vicepresidente del FA, Jorge Brovetto, y el intendente de Montevideo, Mariano Arana, apunta a evitar que el tema de las Afaps se convierta en un obstáculo para acceder al gobierno, como en 1999 lo representó el impuesto a la renta. El comando político del EP-FA acordó además iniciar el estudio de la eliminación gradual de los topes jubilatorios, en especial en la actividad privada. La izquierda aspira a que a través de la modificación de los topes, un número mayor de trabajadores se acojan a los beneficios jubilatorios. La intención es que en la rama privada se generen un número significativo de pasividades que permitan la generación de nuevos puestos de trabajo, según admitieron a El País allegados al presidenciable.

Empero, Bertoni subrayó que la eliminación gradual de los topes sólo beneficia al 1 por 1.000 de los trabajadores. El tope actual se ubica en siete salarios mínimos —unos $ 8.694— si la pasividad se ajusta al acto 9 de 1979 o de doce —$ 14.904— si es por la ley vigente.

En el encuentro, los dirigentes de la izquierda, coincidieron en la necesidad de regularizar el pago de las pensiones por discapacidad e intentar aumentar su monto. El tema fue planteado a raíz de los innumerables reclamos que recibió Vázquez en sus giras por el interior, indicaron los informantes. Para atender a la demanda social, la izquierda se propone incrementar las jubilaciones y pensiones mínimas y las Asignaciones Familiares.