La izquierda regional enfrenta una creciente oposición política

Mientras los presidentes Hugo Chávez, Evo Morales y Rafael Correa, representantes del ala más dura de los gobiernos de izquierda elegidos en la región, se encuentran en Rio de Janeiro, en sus países se viven momentos de confrontación política.

En Venezuela, Chávez pidió gobernar por decreto durante el próximo año y medio; Morales se acerca al primer año de su gestión en Bolivia en medio de una creciente tensión entre sus seguidores y adversarios; en Ecuador, el recién asumido Correa es acusado por la oposición de llevar el país hacia un rumbo «socialista y dictatorial».

A nivel popular, en cambio, los tres mandatarios gozan de altos índices de aprobación.

Por afinidades personales e ideológicas son los tres presidentes más cercanos de América Latina, a quien podría agregarse Daniel Ortega en Nicaragua, en una versión mucho más «light» del guerrillero sandinista de la década de 1980. Chávez además es un confeso admirador del régimen -ya fuera del terreno democrático- de Fidel Castro en Cuba. El presidente boliviano también se ha manifestado cercano al convaleciente líder caribeño. A su vez, Morales y Correa son considerados, tanto por seguidores como por detractores, continuadores de la línea del venezolano.

venezuela. Chávez «acaba de demostrar quién es. Un déspota que busca transformar a Venezuela en Cuba. Quiere construir una autocracia, un gobierno militarista con fachada democrática», dijo el ex candidato presidencial Manuel Rosales al diario brasileño O Globo en una entrevista publicada ayer.

Rosales, también gobernador de Zulia, aseguró que Chávez busca tener «el control de la información», en referencia a la decisión gubernamental de no renovarle la concesión a la televisora RCTV y la nacionalización de la telefónica CANTV, que le daría el dominio sobre internet y transmisión de datos.

Rosales, derrotado por Chávez en las elecciones de diciembre, aseguró que como líder de la oposición formará un movimiento de «resistencia democrática» de nivel popular.

A nivel de las instituciones, la oposición no está representada. El Congreso es completamente oficialista, debido al boicot opositor a las elecciones legislativas de 2005.

Al Congreso, Chávez le pidió poderes especiales para poder dictar leyes por decreto, en diversos temas, durante un año y medio. Ayer este pedido fue aprobado en primera instancia y la homologación definitiva ocurrirá el próximo jueves. El Legislativo también tendrá que aprobar un texto de reforma constitucional, que incluye la reelección presidencial indefinida, elaborado por una comisión nombrada por el gobierno, para que luego sea sometido a plebiscito popular en el segundo semestre de este año, como quiere el mandatario. Se descuenta su aprobación parlamentaria: la comisión para esta reforma está presidida por la propia presidenta del Congreso, Cilia Flores.

bolivia. El lunes se festejará el primer año del gobierno de Evo Morales, en las calles de La Paz. Justamente a las calles de La Paz se desplazó la convulsión social que durante más de 10 días golpeó a la región central de Cochabamba.

Es ahí donde sectores afines a Morales pugnaron por provocar la caída del gobernador Manfred Reyes Villa, opositor a Morales, chocando contra quienes lo defendían. Esos choques dejaron dos muertos y 100 heridos.

Recién ayer Reyes Villa pudo volver a Cochabamba, luego de varios días de refugiarse en Santa Cruz, principal bastión opositor de Bolivia, temeroso de ser atacado por los manifestantes oficialistas.

Ahora ocurre lo mismo en La Paz con el gobernador José Luis Paredes, de quien seguidores oficialistas piden la renuncia. El motivo es el mismo: tanto Paredes como Reyes Villa (al igual que la rica región oriental conocida como la «media luna», donde se encuentra Santa Cruz) han reivindicado la autonomía regional de La Paz, algo a lo que se opone el presidente.

Esta ola de protestas contra los gobernadores, provocó que Morales propusiera una ley que permitiera revocar el mandato de las autoridades que pierdan el favor de la oposición.

Esta propuesta tuvo, algo difícil en Bolivia, aceptación de casi toda la clase política. Sin embargo, antes de viajar a Brasil, el presidente acotó que esta iniciativa no incluye a aquellos que fueron elegidos con más del 50% de los votos, como es su propio caso. La oposición calificó esta precisión como una «burla».

ecuador. Correa sólo lleva cinco días como presidente, pero su intención de llamar a una consulta popular para conformar una Asamblea Constituyente para reformar la Carta Magna -como en Venezuela y Bolivia- ya le generó roces.

La oposición derechista le acusa de querer implementar «un modelo igual al de Chávez» de quien Correa es «su muchacho». El objetivo sería ir a un «Estado controlador». El pedido fue enviado al Tribunal Supremo Electoral (TSE), que se pronunciará el martes por la legalidad de este llamado.

A estos tres países, la organización Freedom House los calificó como «parcialmente libres» en su Informe 2007 sobre las libertades divulgado el miércoles. Según ese estudio, Cuba es el único país de América considerado «sin libertades». Esa organización tiene su sede en  Washington.

tres compañeros presidentes