La NASA analiza otra potencial fuente de problemas en el Discovery

El asunto no tiene nada que ver con el material desprendido por el Discovery durante el lanzamiento, sino con material usado para rellenar espacios entre losas termales, un problema común en el pasado, aunque no tan importante como en esta ocasión.

El director de vuelos Paul Hill dijo que los ingenieros pasarán este lunes analizando la situación y decidirán si dos miembros de la tripulación que deben hacer una caminata espacial cortarán, arrancarán o empujarán hacia adentro el material que sobresale.

Las cintas de relleno, muy delgadas, están hechas de un material parecido a la felpa, con una capa de cerámica, y se mantienen en su lugar con pegamento o a presión.

Hill subrayó que los astronautas no correrán peligro si el Discovery retorna a la atmósfera con esas dos cintas desprendidas de las losas, pues eso ya ha ocurrido en vuelos previos.

Una de las cintas sobresale 2,5 centímetros entre lozas termales, y la otra 1,5 centímetros.

Cualquier reparación que sea considerada necesaria deberá efectuarse durante la tercera caminata espacial de la misión, fijada para el miércoles.

Hill no descartó que se realice una cuarta caminata espacial, en caso necesario.

Cualquier cosa que sobresalga de la parte inferior del transbordador durante el reingreso en la atmósfera calentará todo el área. Se trata de determinar ahora si el calentamiento estará dentro de ciertos límites de seguridad.

Un agujero en el ala izquierda del transbordador, causado por el desprendimiento de un gran trozo de espuma de poliestireno, causó la destrucción del navío Columbia durante su reingreso el primero de febrero del 2003. Los siete astronautas murieron.

Por otra parte, los tripulantes del Discovery recolectaron este domingo la basura de la estación espacial internacional, y abastecieron de víveres al puesto orbital.

El Discovery, que atracó en la estación el jueves, es el primer transbordador espacial puesto en órbita desde la tragedia del Columbia.

Entre sus objetivos está reabastecer a la estación y recoger la basura que se ha acumulado en los años recientes.

Los astronautas están descargando 15 toneladas de desechos y se espera que regresen a la Tierra con 13 toneladas de basura y otros objetos que ya no son necesarios en la estación.

Cuando los dos tripulantes de la estación se despertaron el domingo, se les informó que sus siete huéspedes del Discovery permanecerían en el puesto orbital un día más.

«Esperemos que no sean como los familiares que pierden su vuelo y tienen que quedarse un día más», dijo Charles Hobaugh, quien trabaja en el control de las misiones de la estación, en un mensaje por radio a los tripulantes.

El noveno día en la estación fue aprobado la noche del sábado, unos días después de que la NASA decidió dejar en tierra las misiones futuras del transbordador, por el desprendimiento de una pieza de material aislante del tanque externo de combustible en el Discovery, la cual pesa casi medio kilogramo.

La pieza no causó mayores problemas, pero recordó las fallas que derivaron en la destrucción del Columbia y que causaron la muerte de siete astronautas.

La NASA gastó cientos de millones de dólares a lo largo de dos años y medio para rediseñar el tanque externo de combustible luego que el Columbia se desintegró sobre Texas, pero dijo la semana pasada que no había solucionado el problema y que se requerían más labores.

La comandante del Discovery, Eileen Collins, dijo que confía en que el transbordador está en condiciones de retornar a Tierra sin problemas, y que ansía regresar a su hogar para ordenarles a sus hijos a lavarse los dientes.

«Los extraño mucho», declaró a la emisora de televisión ABC. «Tengo muchas ganas de volver a la rutina de ser mamá».

(AP)