LA OIT emplazó a cambiar la ley de negociación colectiva. Fallo. El organismo dijo que se debe hacer

El organismo internacional señaló en su dictamen que «espera» que «sin demora» se acuerden los cambios sugeridos por la propia OIT a la ley de Negociación Colectiva, según la parte resolutiva del documento que el ministro Brenta leyó en diálogo telefónico con El País desde el aeropuerto madrileño de Barajas, antes de emprender el regreso a Uruguay. Y en ese sentido, Brenta indicó que el dictamen subraya que la intención del organismo es que la delegación de expertos que visitará Uruguay a fines de agosto «pueda constatar avances concretos» tendientes a solucionar el diferendo. A su vez, la resolución establece que el gobierno uruguayo deberá enviar a la Comisión de Expertos de la OIT antes de fin de año una memoria con los avances que se logren en relación a este tema. El sector empresarial planteó una queja contra el gobierno ante la OIT alegando el escaso clima de consenso en el que se aprobó la ley de Negociación Colectiva y los pocos avances logrados para modificar la norma, tras una serie de observaciones que realizó el Comité de Libertad Sindical del organismo, en marzo de 2010. Brenta señaló que la OIT reflejó en el documento que valoró positivamente el hecho de que las partes «hayan continuado las negociaciones tripartitas sobre los temas en cuestión». «La Comisión tomó nota del extenso ejercicio de los derechos sindicales en el país y del respeto de los derechos humanos. Así como de la declaración del gobierno sobre su voluntad de respetar las disposiciones del convenio», indica la resolución de la OIT, según el texto que leyó Brenta. NEGOCIACI?»N. El ministro valoró que la resolución tomada ayer por la OIT deja a Uruguay «muy bien parado» porque «hace un reconocimiento expreso del esfuerzo realizado hasta último momento por parte del gobierno para intentar un acuerdo». «A mi entender, la resolución tiene dos aspectos muy importantes: por un lado explicita la más plena libertad sindical y respeto de los derechos humanos y a eso, como uruguayo, le doy mucho valor», dijo Brenta. Agregó que su deseo es que cuando en dos meses la misión de la OIT visite Montevideo «solo constate el acuerdo que se ha concretado». «Nuestra intención es que rápidamente, cuando el conjunto de las delegaciones regresen de Ginebra, instalemos un ámbito de alto nivel para cerrar la negociación», agregó Brenta, para quien la resolución de la OIT es positiva por cuanto «propicia la negociación porque confirma que el gobierno estaba en el buen rumbo». Por otro lado, el ministro de Trabajo resaltó que en el dictamen de la OIT «no hay referencia al tema de las ocupaciones», cosa que se planteó por los empresarios en el reclamo. «Quizás eso fue porque logramos hacer comprender que ese tema no está incluido en la ley de Negociación Colectiva», dijo Brenta. De todos modos, el ministro no quiso analizar la resolución de la OIT bajo una hipótesis de una parte ganadora y otra perdedora. «Ganaremos el día que estemos todos de acuerdo y acordemos. Mientras tanto, sigue planteado un problema que queremos terminar», dijo. CUMPLIR . En tanto, a nivel empresarial la visión sobre el dictamen de la OIT tuvo matices con la de Brenta, ya que se considera que si bien no implicó una intimación hacia el gobierno, el mensaje es claro en cuanto a que el tema debe ser solucionado cuanto antes. En tal sentido, el presidente de la Cámara de Comercio, Alfonso Varela, resaltó que la resolución si bien admite que el gobierno ha hecho «una serie de cosas» en torno a las relaciones laborales, también deja en claro que deberá «cumplir» con las exigencias del Comité de Libertad Sindical del organismo en cuanto a modificar la ley de Negociación Colectiva. El gobierno «tendría que cumplir presentado un proyecto de ley que recoja todas esas inquietudes», dijo Varela ayer a El País digital. El empresario estimó que eso debería ocurrir antes de fin de año. Por su parte, otro alto dirigente empresarial que pidió que no se divulgara su nombre, dijo a El País que «es bien claro que si la OIT manda una misión a Uruguay es porque hay cosas que no están bien». «¿Nos van a decir que la misión de la OIT viene a visitarnos para felicitarnos?», se preguntó con ironía la fuente. «No. Vienen porque Uruguay tiene que cambiar la ley de Negociación Colectiva para ajustarla a la normativa internacional», agregó el empresario.