La ONU llamó a aumentar la producción de alimentos

La producción mundial de alimentos debe aumentar en un 50% para 2030 para satisfacer la demanda creciente, ante la hambruna y la violencia callejeras debido al encarecimiento de la alimentación. Este urgente llamado a todos los países del mundo lo realizó ayer el secretario general de las Naciones Unidas Ban Ki-Moon en el primer día de la conferencia de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés) que se lleva a cabo en Roma.
La cumbre de tres días en la capital italiana buscará soluciones a las hambrunas esporádicas causadas por el alza del precio de los alimentos y ayudar a los países a cultivar suficientes alimentos para cubrir las necesidades propias.

Ban dijo ante los jefes de Estado y gobierno de más de 40 países, que un grupo de trabajo de la ONU que estableció para encarar la crisis ha recomendado a las naciones que “mejoren el acceso de las personas vulnerables a la alimentación y que adopten medidas inmediatamente para incrementar la disponibilidad de alimentos en sus comunidades”. Reclamó además “un mayor grado de consenso internacional sobre los biocarburantes”.

Algunas voces acusan a estos combustibles de contribuir al encarecimiento de los alimentos por estar elaborados a partir de productos agrícolas.

En su intervención, el presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, cuyo país es el segundo productor mundial de etanol tras Estados Unidos, rechazó esos argumentos considerándolos “una burla” fomentada por “lobbies poderosos”.

Lula estimó que la subida de los precios “se debe sobre todo a la distribución”, es decir al encarecimiento del transporte por los altos precios del petróleo, que pasó de US$ 30 a US$ 130 en poco tiempo.

El secretario general de la ONU también reclamó el fin de “las políticas económicas que crean distorsiones en el mercado”, entre las que suelen citarse los subsidios de los países ricos a sus agricultores, y de las restricciones a la exportación adoptadas por algunos países por temor a la escasez.

“Algunos países limitaron sus exportaciones o impusieron medidas de control de los precios. Estas políticas que perjudican a los países vecinos no pueden funcionar” porque “contribuyen a hacer subir más los precios”. Ban pidió que se complete la ronda comercial de Doha para poner fin a tales distorsiones.

La carestía, que provocó disturbios en Egipto, Haití y en muchos países africanos, llevó a Brasil, Vietnam e India a imponer límites a la venta de alimentos al exterior.

Otros factores citados para explicar que los alimentos hayan duplicado su precio en tres años, según el Banco Mundial (BM), son el incremento de la demanda de Asia, que está cambiando de hábitos alimentarios, o las pobres cosechas.

Robert Zoellick, presidente del BM, dijo que 2.000 millones de personas están sufriendo por una crisis que podría empujar a la pobreza a otros 100 millones de personas más en los países pobres.

Las agencias de la ONU pidieron más de US$ 1.000 millones para aliviar la situación.

Ban calculó en unos US$ 15.000 a US$ 20.000 millones el esfuerzo anual que deberán llevar a cabo los países en desarrollo y los donantes.

El director general de la FAO, Jacques Diouf, dijo que son necesarios US$ 30.000 millones anuales para asegurar a 862 millones de pobres los alimentos para vivir.

Los precios de los alimentos se encuentran en una espiral ascendente y aunque no se van a mantener los actuales niveles récord, se espera que en 2008-2017 estén entre un 20% y un 80% por encima de los registrados en los 10 años precedentes. (AFP, AP, DPA y EFE)