La oposición anuncia que no le dará tregua al gobierno.

Los partidos tradicionales consideraron que la derogación del IRPF a los pasivos era inevitable, rechazaron su sustitución por el nuevo impuesto y consideraron que ello abre la puerta a impugnaciones a su constitucionalidad ante la Suprema Corte de Justicia.
De hecho, el abogado Gonzalo Aguirre y la abogada Soledad Uriarte, ambos patrocinantes de jubilados que obtuvieron sentencias favorables, dijeron que es necesario estudiar el proyecto porque se abre la posibilidad de discutir el nuevo Impuesto a la Asistencia a la Seguridad Social (IASS).

Al presentar sus medidas el gobierno remarcó que la recaudación del gravámen tendrá por destino el sistema jubilatorio. Los cuestionamientos de inconstitucionalidad contra el Impuesto a la Renta señalaban que los descuentos de los jubilados tenían destino Rentas Generales.

La organización de jubilados Onajpu manifestó su “satisfacción´ y “reconocimiento” al gobierno por las decisiones adoptadas.

El Partido Nacional consideró que las medidas adoptadas por el gobierno fueron una reacción a sus acciones en demanda de la derogación del IRPF a las jubilaciones y a la interpelación que el diputado Pablo Abdala realizará hoy a los ministros Danilo Astori y Eduardo Bonomi por el asunto.

Los colorados, mientras tanto, consideran que el nuevo tributo perjudica a los jubilados que obtuvieron un fallo favorable en la Corte y entienden que es prácticamente igual al ahora derogado. Para esa colectividad el escenario es el mismo que el anterior.

El diputado del Partido Independiente, Iván Posada, también consideró “notorio” que el gobierno “ha cedido al reclamo” de la oposición, pero manifestó que, por tanto, no tiene mucho sentido continuar con el llamado a interpelación a Astori.

El presidente del Partido Nacional, Jorge Larrañaga, dijo que no votará el nuevo impuesto. “La derogación del IRPF se anuncia un día antes de la interpelación que llevará adelante el Partido Nacional”, señaló el líder blanco. Agregó que al subir el mínimo no imponible el gobierno reconoce implícitamente que “hay que subirlo para los activos”.

Para Larrañaga, “el gobierno está lleno de dinero, y por tanto no se hace necesario un nuevo impuesto a los jubilados”.

El diputado herrerista Pablo Abdala dijo que el nuevo tributo “abre enormes dudas desde el punto de vista jurídico”.

“Si esta sustitución de un impuesto por otro se llega a concretar y si determina que algunas personas dejen de pagar, eso se debe a este largo proceso de impugnaciones y denuncia de la oposición

Entre los colorados, el ex vicepresidente, Luis Hierro, (Foro Batllista) consideró que, más allá del nombre del impuesto, su sector rechaza que los jubilados sean gravados con tributos.

Dijo que el Partido Colorado sigue juntando firmas a los efectos de promover un plebiscito a los efectos de incorporar una norma de ese tipo en la Constitución. El diputado y precandidato presidencial de la Lista 15, José Amorín, dijo que “sustituyó por otro IRPF”.

“De vuelta se plantearán acciones inconstitucionalidad. Es una solución incompleta y negativa”, agregó.

El senador quincista y ex ministro de Economía, Isaac Alfie, consideró que el nuevo impuesto “es, esencialmente, el mismo”.

Alfie dijo que el IASS es menor que el IRPF, pero sostuvo que es más alto que el Impuesto a las Retribuciones Personales aplicado en gobiernos blancos y colorados.

Para el legislador, la medida del gobierno está vinculada al tiempo electoral y señaló que, llegado el caso, el oficialismo puede subir la tasa del impuesto.