La península comienza a verse como un banco de prueba para los que invierten en bienes raíces

Este año norteamericanos y europeos descubrieron el negocio inmobiliario en Punta del Este.
Un sector de los primeros baja de los aviones con valijas repletas de dólares, pensando en realizar colocaciones con miras a echar raíces en la península, tal y como sucedió en diciembre con varios mexicanos adinerados.
Muchos estadounidenses, por su parte, debutaron comprando propiedades horizontales o construyendo alguna de las 400 nuevas mansiones que hoy se levantan en el balneario.
Los europeos, en tanto, bajan de los cruceros sorprendidos por la geografía mansa y los precios bajos de Punta del Este.
Y no es para menos, ya que mientras el promedio de los apartamentos caros de la península cotizan el metro cuadrado a 1.500 dólares -en la nota adjunta, un nuevo emprendimiento top cotizará a 1.700 dólares-, en la Costa Azul francesa el metro puede llegar a los 22.000 euros, una proporción desmedida que alienta a los inversores inmobiliarios de Europa a buscar una buena renta financiera con colocaciones en el ladrillo de Punta del Este.
De hecho, la plaza uruguaya aporta en la actualidad una renta financiera de aproximadamente 0,5% el valor de la propiedad, lo que reporta un retorno muy atractivo ubicado por encima de las tasas bancarias internacionales.

HERVIDERO DE INVERSION
Esa diferencia ha sido un llamador para inversores europeos en bienes raíces, que llegaron a la península en busca de buenos negocios inmobiliarios, alguno de los cuales se están conociendo en estos días (ver nota adjunta).
Pero tanto atractivo terminó por atraer otro tipo de oferta inmobiliaria: la de inmuebles en Estados Unidos.
Luego de la crisis de 2002 llegó a Uruguay una comitiva inmobiliaria estadounidense para vender propiedades en Miami, buscando captar al capital temeroso de la inestabilidad bancaria, que procuraba obtener rentabilidad segura a bajo riesgo.
Ahora esta experiencia se repetirá, aunque con otras expectativas.
La semana próxima, operadores estadounidenses en bienes raíces realizarán en Punta del Este una presentación de propiedades a la venta en Miami, que se cotizarían entre los 350 mil y los 600 mil dólares los apartamentos de uno y dos dormitorios.
Los que desembarcan integran la firma de bienes raíces Fortune International, encargada de gerenciar la venta de varios proyectos inmobiliarios desarrollados en el sur de la Florida estadounidense por la constructora The Residences.
Una de las principales ofertas es un conjunto habitacional realizado en la ciudad de Weston (Florida), donde se concentra mucha emigración latinoamericana que busca comodidad y tranquilidad.
Los operadores estadounidenses en bienes raíces se sumarán a la ya amplia movida inmobiliaria de este verano, pero la idea de los visitantes es capturar a los peces gordos que llegan a Punta del Este a encontrar negocios atractivos.