La Policía alerta sobre una nueva modalidad delictiva.

El sistema empleado por los maleantes consiste en vigilar una vivienda y de esa manera saber quiénes la ocupan y los horarios en que se encuentran. Luego obtienen el teléfono de la misma y finalmente ponen en práctica el plan.

Llaman a la casa y preguntan por el propietario, ya que tienen su nombre. Cuando atiende le indican que debe presentarse en la comisaría, en estos últimos hechos fue en la Seccional 21ª, ya que tienen una denuncia en su contra.

Vigilan el lugar y cuando el hombre sale hacia la repartición policial, ingresan a su propiedad. Si hay alguien en el interior lo reducen convirtiéndose en un copamiento, en caso contrario proceden a robar. Uno de los hechos y del cual ya dimos cuenta en ediciones anteriores tuvo lugar en una chacra emplazada en Camino La Paz a Mendoza. El dueño recibió una llamada de un hombre que se identificó como oficial de la Comisaría 21ª y le expresó que debía presentarse en la misma, porque tenía una denuncia de integrantes de una casa de salud.

Cuando llegó a esa dependencia se enteró que no lo habían citado y al retornar a su domicilio encontró a su esposa, de 80 años de edad, maniatada. Un delincuente penetró a la casa y le llevó dinero y diversos efectos. Aparentemente lo aguardaba su cómplice en el exterior del inmueble.

Otra llamada

Ayer, los delincuentes intentaron repetir la misma estratagema esta vez en una casa situada en la calle Fernando Menck. Como en el hecho anterior, un hombre llamó a la línea de teléfono fija de la vivienda y fue atendido por su moradora. Se identificó como policía y le manifestó que debía presentarse en la Comisaría 21ª ya que tenía una denuncia vecinal contra ella.

Sin embargo, la mujer se dio cuenta que algo pasaba y se comunicó con esa repartición donde le informaron que nunca la habían citado a la vez que le indicaron que tomara las precauciones del caso ya que se trataría de una trampa. Una patrulla se dirigió rápidamente al lugar pero el sujeto, que con seguridad estaba vigilando junto a su cómplice, se dio cuenta que aquella no había caído en el engaño y entonces optó por fugarse.

Este tipo de maniobras se vienen repitiendo y por eso la Policía alerta a la población que en caso de recibir una citación telefónica, primero deben comunicarse con la dependencia policial que la emite para comprobar la veracidad de la misma y no abandonar la casa. De esta manera se puede evitar esta nueva estratagema de la delincuencia que no descansa en su inventiva siempre para dañar a la sociedad.