La política fiscal contribuirá a contener inflación, dijo Astori

El ministro de Economía, Fernando Lorenzo, señaló el miércoles a distintos medios que actualmente «no hay un cronograma» respecto a la aplicación de la rebaja y que «nunca se anunció que se haría este año».

Astori, por su parte, en una entrevista concedida a La Diaria, sostuvo que «la aplicación seguramente será a partir del año que viene» debido a que el gobierno debe «ir graduando los movimientos en el área fiscal con los que se están dando en el campo monetario, porque hay una presión inflacionaria importante».

De hecho, el Comité de Política Monetaria (Copom) decidió el miércoles pasado elevar un punto porcentual la tasa de interés de referencia, a 7,5%, como forma de desalentar el crecimiento de la demanda agregada, considerado el principal foco de inflación.

En ese sentido, una reducción de impuestos operaría en la dirección contraria a la política monetaria. Aumentaría la cantidad de dinero en los bolsillos de la gente y trasladaría al consumo los recursos que hoy se destinan al pago de impuestos. La baja del IVA conduciría, en última instancia, a un nuevo ajuste de precios.

«Llega un momento en que hay que poner el acento en el control inflacionario y este es el momento, porque no le podemos dar (a la gente) con una mano lo que le sacamos con la otra», explicó Astori.

Pero una vez que las presiones inflacionarias amainen, el gobierno no solo prevé realizar la rebaja generalizada de dos puntos en el IVA que se encuentra en el programa de gobierno, sino también exonerará del impuesto a los sectores de menores ingresos.

A través de la tarjeta de débito del Ministerio de Desarrollo Social, las autoridades exonerarán a 80 mil familias del pago de Impuesto al Valor Agregado en todos los bienes y servicios que forman parte de la canasta social, como forma de asegurar un efecto redistributivo en la baja de impuestos.

Por su parte, el Instituto Cuesta-Duarte del PIT-CNT pidió complementar la política monetaria para enfrentar la inflación con «acuerdos de precios como los llevados a cabo en 2008» y una «participación más activa del Estado en la cadena» de precios.

Menos gasto. Según el director del Banco Central (BCU), Washington Ribeiro, representante del Partido Nacional, en la reunión del Comité de Coordinación Macroeconómica previa al Copom, el Ejecutivo se comprometió a darle un sesgo más contractivo a la política fiscal.

Según señaló el jerarca en entrevista con el programa Claves Económicas de Nuevo Siglo TV, tanto el BCU como la oposición esperan «prudencia y responsabilidad» por parte del Ministerio de Economía y que esos principios se vean plasmados «en la próxima Rendición de Cuentas».

Postergación. A pesar de que el ministro de Economía negó en varios medios que alguna vez se haya manejado un plazo en 2011 para la aplicación de la rebaja impositiva -«no hay una declaración mía o de jerarca del Ministerio de Economía sobre eso», dijo a El Observador-, los archivos muestran otra realidad.

El propio Lorenzo lo señaló al ser consultado en una entrevista a Búsqueda en mayo de 2010 sobre cuando se «concretará» la rebaja de dos puntos. Respondió «durante 2011» y agregó: «lo antes posible». Durante el festejo de los 40 años del Frente Amplio, Astori sostuvo: «la reducción de dos puntos es posible, absolutamente tenemos que cumplir con nuestro objetivo programático. Seguramente lo estaremos haciendo a mediados de año»; y sentenció, «el año comprometido para la rebaja del IVA es 2011 y lo vamos a hacer».