La recaudación de DGI creció 21% en el primer semestre

El repunte en el nivel de actividad de la primer mitad del año se vio reflejado en un importante incremento de la recaudación –a través de mayor consumo e inversión, además de un mayor movimiento del comercio exterior– y en la consecuente mejora de las finanzas públicas.
Según las cifras publicadas ayer por el Banco Central (BCU), la recaudación impositiva creció en términos reales 21% en el primer semestre del año, siendo el principal determinante de un mayor superávit primario y de la reducción de casi 60% del déficit del sector público –excluyendo los gobiernos departamentales– medido en términos reales en comparación con igual semestre de 2003.

Entre enero y junio el sector público registró un saldo deficitario de $ 3.902,4 millones mientras en el primer semestre del año pasado el resultado negativo alcanzó los $ 8.780,8 millones. Por su parte, el monto de intereses de deuda pública se mantuvo prácticamente sin variaciones entre un año y otro, ubicándose en el entorno de $ 11.400 millones en el semestre. En tanto, el superávit primario alcanzó en la primer mitad del año los $ 7.760 millones frente a los $ 2.990 millones de igual período del año pasado.


Más ingresos. Los ingresos del sector público no financiero se expandieron 14% en términos reales en el semestre. La recaudación impositiva representó cerca del 55% del total percibido por el sector público. Sin embargo, no fue la única fuente de financiamiento que se incrementó en el período, la recaudación por comercio exterior escaló casi 27% en términos reales en el semestre, los restantes ingresos del gobierno central aumentaron 31% y el Banco Previsión Social (BPS) obtuvo 2,88% más que en el primer semestre de 2003.

Por otra parte, las reducciones en los adicionales del Impuesto a las Retribuciones Personales (IRP) determinaron una baja en la recaudación de dicho impuesto de 10,36% en términos reales, en tanto el resultado primario corriente de las empresas públicas cayó 4,8%.


Egresos controlados. Las salidas de caja del sector público también registraron alzas en el primer semestre del año pero en una magnitud inferior a las subas de los ingresos. Los egresos primarios del sector público no financiero repuntaron 4,9% en términos reales entre enero y junio. Esto se explicó por un aumento de 2,4% de los egresos del gobierno central-BPS y un alza de 24,9% de las inversiones, que incluye las realizadas en el ámbito de las empresas públicas.

Los gastos generales fueron los que más aumentaron en el semestre dentro del gobierno central-BPS, registrando un alza de 15,77%; las remuneraciones se incrementaron en 2,38% y las transferencias crecieron 1,18%. Sin embargo, las pasividades experimentaron una caída real de 1,7%.

Entre los egresos del sector público también se contaron los intereses de deuda ya mencionados, y el déficit parafiscal del BCU, que se redujo 9,23% reales en el semestre.

POR MARÍA LAURA RODRÍGUEZ DE LA REDACCIÓN DE EL OBSERVADOR