La semana entrante se adjudicará la búsqueda de petróleo y de gas.

El presidente de Ancap, Germán Riet, reveló ayer a El País que en la próxima sesión de directorio tratará el informe técnico que evaluó las propuestas del consorcio de Petrobras, YPF y GALP para la exploración de hidrocarburos de los bloques 3 y 4 de la plataforma marítima.

De no surgir ningún contratiempo, el ente estaría adjudicando ambas ofertas la semana próxima que luego debe ser ratificada por el Ministerio de Industria.

El pasado 1º julio Ancap finalizó la primera Ronda Uruguay que licitó 11 bloques de la cuenca de Punta del Este.

En esa oportunidad, el consorcio conformado por la petrolera brasileña Petrobras que tiene un 40% en la sociedad al igual que la argentina YPF y la portuguesa GALP con 20%, fueron las únicas compañías que presentaron las dos ofertas por los bloques 3 y 4 que están a unos 200 kilómetros de la costa.

De adjudicarse ambas ofertas, Petrobras será la operadora del bloque 4 y se hará cargo de toda la fase exploratoria de esa superficie. En tanto, el bloque 3 será gestionado por la argentina YPF.

Pese a que se tienen datos sobre la presencia de hidrocarburos en la plataforma offshore por una sísmica que hizo Ancap, el consorcio realizará nuevos trabajos exploratorios para certificar si los volúmenes de gas y/o petróleo son suficientes para su explotación. Para ello se harán pozos que, según la zona, pueden ir desde los 100 hasta los 1.500 metros con un costo de entre US$ 10 y US$ 80 millones por perforación.

Se estima que esta etapa demandará un mínimo de cuatro años.

Biodiesel. La aceitera Cousa y ALUR inauguraron ayer el complejo agroenergético-alimentario para la producción de biodiesel, raciones para animales y glicerina.

En el predio de Cousa funcionarán dos plantas modulares que producirán unos 18 millones de litros de biodiesel por año que se mezclarán en un 2% con el gasoil que vende Ancap antes del 1º de enero de 2010, según lo establece la ley de agrocombustibles. La inversión de ALUR en este proyecto fue de unos US$ 6 millones.

El directivo de Cousa, Jorge Gard, dijo ayer en la presentación que era un «orgullo» para su empresa el hecho de conformar una sociedad con una empresa estatal pero que también significa una «responsabilidad» hacia el futuro.

En tanto, el presidente de ALUR, Germán Riet, dijo que los agrocombustibles «vinieron para quedarse en el país» y que ya se transformó en una «política de Estado» pese a las «críticas» que en su momento despertó esta iniciativa.

El funcionario destacó el «ahorro» que para Ancap significará esta iniciativa en la compra de petróleo. Además, dijo que la meta a mediano plazo de la próxima administración deberá ser la de «elevar» la mezcla de biodiesel con el gasoil de un 2% a un 5%.

En tanto, el ministro de Industria, Raúl Sendic, dijo que en un mes Ancap estará mezclando el biodiesel con el gasoil. Agregó que esta iniciativa llevará a que en un futuro el área de girasol llegue a unas 60.000 hectáreas por año.

Para esta zafra la DIEA estimó un área de siembra de apenas 16.000 hectáreas. Por ese motivo, es que ALUR está ofreciendo un plan de promoción para la siembra de girasol con el objetivo de expandir la superficie en 10.000 hectáreas.

Según Sendic el país se ahorrará entre US$ 70 y US$ 80 millones con la producción de biodiesel y etanol a partir del próximo año.

El ministro recordó que la inversión -de US$ 65 millones- en toda la cadena de agrocombustibles «está más que justificada» porque Ancap llegó a pagar el año pasado US$ 140 millones por un embarque de crudo.

La próxima semana ALUR inaugurará en Bella Unión la destilería para producir etanol.