La subasta de bandas celulares superó las expectativas del gobierno

«En este procedimiento hemos podido percibir un importe que realmente superó nuestras expectativas más optimistas. Estamos hablando de 30.120.000 dólares, pero eso es la punta del iceberg, porque detrás de todo eso hay inversiones que seguramente van a duplicar la cifra de la cual estamos hablando. Esas inversiones van a generar empleo, van a generar riqueza y van a generar un beneficio inmediato para todos los ciudadanos uruguayos porque vamos a tener mejores opciones, mejores servicios y más baratos», sostuvo el jerarca.

Según Pérez Tabó, el ingreso de nuevos operadores permitirá bajar las tarifas de la telefonía celular. El resultado del procedimiento implica que habrá un nuevo operador de telefonía celular en el país. Se trata de América Móvil, que comenzará a ofrecer sus servicios en octubre. En tanto, Telefónica Móviles está a punto de cerrar la compra de las acciones de BellSouth en Movicom, por lo cual su firma sustituirá en el mercado a la pionera de la telefonía celular en Uruguay.

El Frente Amplio insistirá con el rechazo a la licitación
Ricardo Castromán, diputado del Encuentro Progresista, convocó a comisión al ministro de Defensa, Yamandú Fau. A la convocatoria, que se realizará el martes 18, también fueron invitados el Directorio de Antel, la Ursec y miembros del sindicato de trabajadores de Antel (Sutel).

Castromán señaló a El Espectador que la subasta es «contraria a la voluntad popular expresada en el plebiscito del año 1992» y que será un gran negocio para las empresas transnacionales.

«Números muy grandes, muy interesantes, pero no sé si la gente sabe que esto es entregar durante veinte años la administración y hacer el negocio como lo van a hacer seguramente las empresas transnacionales. Según los números que han hecho nuestros compañeros, durante veinte años seguramente se lleven 3.000 millones de dólares», afirmó el legislador.

Por su parte, el presidente de la República, Jorge Batlle, dijo que hay ciertas personas que pretenden «detener» las iniciativas del gobierno para obtener réditos electorales, pero agregó que no les va a ir bien si al país le va mal.

Batlle sostuvo que en los últimos tiempos constató cierta insistencia para detener algunas iniciativas. «La cosa de Finlandia, la cosa del puerto de La Paloma, la cosa de las concesiones. Parecería que hay quien cree que cuanto peor le vaya al país, mejor le va a ellos. Pero no es así», dijo.