La ventaja de llegar en el avión presidencial.

POR MARÍA INÉS LORENZO ESPECIAL PARA EL OBSERVADOR

Se sacó «jugo» del viaje a San Pablo, Brasil, hasta en el propio avión. Mientras Mujica se tomaba el tiempo de charlar con todos los empresarios, asiento por asiento, ellos intercambiaban contactos y se «tiraban piques de negocios».
La ida del presidente, su delegación y los 70 empresarios uruguayos a la ronda de negocios realizada hace dos semanas en la poderosa Federación de Industriales de San Pablo (Fiesp) fue positiva porque abrió puertas difíciles hasta de golpear.
Entre otros temas, la visita sirvió para hablar sobre la ley de participación público privada, pero también les permitió a los hombres de negocios uruguayos generar vínculos con los gerentes más influyentes de Brasil y tender redes para futuros negocios. «Fue una de las experiencias más positivas», coincidieron en señalar los empresarios consultados.
Es que no es lo mismo ir solo que con una comitiva presidencial. Esa fue claramente la conclusión de Enrique Cattivelli. Si todo sale bien su frigorífico firmará un acuerdo con más de dos cadenas de supermercados paulistas y con una fábrica de alimentos de platos preparados, en la que utilizarían sus productos como materia prima. «Desde hace un año que no teníamos relación comercial con Brasil porque es complicado generar vínculos sin un aval político. Pero cuando un empresario viaja con las autoridades de su país se lo mira con mejores ojos», señaló el empresario.
El vuelo junto al presidente y funcionarios fue distendido. «Todos comimos sándwiches olímpicos y tomamos refrescos. Era un socialismo perfecto», bromeó el director comercial de Saceem, Alejandro Ruibal.
Más allá de ser una costumbre tan arraigada, el que brilló por su ausencia fue el mate. «No vi que nadie lo llevara; es que la agenda fue muy apretada», explicó Ruibal. El ejecutivo confesó que le gustó mucho ver de traje y con su laptop a Juan Castillo, del PIT-CNT.
«Lo bueno de ser un país chico es que viajamos con toda la delegación. Eso sienta un buen precedente. En estas instancias nos olvidamos de las diferencias y jugamos con la misma camiseta. Y eso se transmite e influye a la hora de los vínculos», aseguró.
El comentario común entre los empresarios fue el «gran interés y la afabilidad» que manifestó Mujica en el viaje en avión y durante las actividades en la Fiesp. «Siempre nos preguntaba en qué andábamos y en qué podía ayudarnos», recordó el alto ejecutivo de Saceem
Otra visión fue expuesta por el director de la Cámara de Comercio, Alfonso Varela: cuando el presidente viaja acompañado por las gremiales empresariales se legitima más el discurso y el accionar del mandatario. Y lo dice con propiedad, ya que ha «volado» junto a todos los ex mandatarios, menos con Jorge Batlle, ya que solía recibir a los extranjeros en el país. «Uruguay siempre es bien visto en el exterior. Si bien cada viaje es único y no se pueden comparar, el discurso descontracturado del presidente lo hizo más divertido, si se quiere», señaló Varela (ver minientrevista en la página siguiente).
Más puertas abiertas
La ronda de negocios aparentemente fue un éxito, según el presidente de la Cámara de Industrias, Washington Burghi, pero recordó que siempre es el primer contacto y que después viene un arduo trabajo para la concreción.
Una de las compañías uruguayas que regresó del viaje junto al presidente con negocios entre manos es Urulamp, que se dedica a la venta de lámparas con tecnología LED. Su director, Fernando Pache, contó que en medio de la reunión de la Fiesp se le acercó un empresario brasileño, quien lo contactó con tres compañías interesadas en sus lámparas. Parece que el mundial de fútbol del 2014 ya está generado revuelo y hay un creciente interés por trabajar en proyectos que incluyan iluminación tecnológica en comercios y en la vía pública.
Si se logra un acuerdo, Urulamp estima venderle a Brasil US$ 200 mil en lámparas antes de fin de año. La empresa es una de las mayores importadoras de lámparas LED en Uruguay y lleva facturados arriba de los US$ 250 mil.
Para el director de la secretaría de Cutcsa, Alejandro Veiras, haber participado de la ronda de negocios de la Fiesp refuerza la relación que tiene la empresa de transporte con Brasil. Hoy por hoy, el 99% de su flota se compra a ese país. En lo que va del año, por ejemplo, se importaron 123 unidades de transporte, es decir, unos US$ 14 millones.
El vínculo de Cutcsa con Brasil ha sido siempre continuo; en San Pablo le surgió una propuesta para importar repuestos y ahora la empezarán a analizar.
Por su parte, la constructora Saceem trabaja con empresas en el área de logística. «Se planteó la posibilidad de que el gobierno brasileño invierta en el desarrollo de un puerto de aguas profundas en Rocha, pero hay que seguir el tema», concluyó Ruibal.
Acercamientos
Otro de los empresarios que participaron del viaje fue el número uno de la Cámara Uruguaya de Tecnología e Información (CUTI), Álvaro Lamé, quien no tuvo un acercamiento específico con empresarios brasileños, pero aseguró que el viaje le aportó «muchísimo» a la cámara. «Esta representa a un rubro que está creciendo en Uruguay. Las ventas de software y servicios hacia Brasil representan hoy 7% del total de exportaciones del sector. Las condiciones para mejorar están dadas luego de la simpatía e inteligencia con la que se mostró Mujica en Brasil», opinó.
Para el director de Citi Uruguay, Daniel Varese, «muchos grupos brasileños se están expandiendo fuera de la frontera y ven aquí un país piloto con reglas de juego claras y perspectivas». Agregó que su empresa no tenderá redes a corto plazo. «El banco está en Brasil desde 1914, con más de 100 sucursales, y los potenciales clientes ya fueron captados», dijo.