La vida de un soldado frena incursión ‘masiva’ en Gaza

El gabinete reducido para asuntos de seguridad del gobierno israelí autorizó ayer al primer ministro, Ehud Olmert, y al ministro de Defensa, Amir Peretz, a decretar una operación militar “masiva” en Gaza, cuando lo consideren oportuno, pero ésta aún no se ha concretado porque peligra la vida de un joven soldado secuestrado ayer de mañana por los palestinos.
Fuentes gubernamentales dijeron que los miembros del gabinete aprobaron todas las propuestas del Ejército y que los dos máximos responsables ejecutivos tienen en su poder la decisión de cuándo llevarlas a cabo.

No se dieron a conocer los tipos de operaciones presentadas por los altos mandos, pero se aseguró que entre ellas está la de una “operación masiva” en la franja de Gaza.

Para “entrar en calor”, el Ejército israelí desplazó dos brigadas a la frontera con el sur de la franja de Gaza con el objetivo de “persuadir” a los palestinos de que le devuelvan a un soldado que secuestraron ayer de mañana en una base en la zona fronteriza.

Las dos brigadas desplazadas son la Golani y la Guivati, informó la televisión pública, y están a la espera de las órdenes del primer ministro Olmert.

A pesar de la presencia de las tropas, ayer se creía improbable una operación militar de forma inmediata, dado que pondría en peligro la vida del soldado cautivo.

Según fuentes periodísticas en Tel Aviv, otra de las medidas que aprobó ayer el gobierno es la de proseguir con la “eliminación” de dirigentes políticos de Hamas, cuyo brazo armado se cree tomó parte en la incursión.


El origen de la escalada. El gabinete para asuntos de seguridad se reunió ayer de tarde en Tel Aviv, donde se halla la sede del Ministerio de Defensa, para escuchar de los altos mandos los detalles del ataque palestino que ayer de mañana costó la vida a dos soldados en la base militar de Telem, al sur de la franja de Gaza. Un tercer soldado, de 19 años de edad, fue secuestrado por las milicias atacantes, que perdieron a dos de sus hombres en la incursión.

Israel trataba ayer de obtener la liberación del soldado mediante presiones diplomáticas sobre el presidente palestino Mahmoud Abbas, quien condenó el ataque y responsabilizó a Hamas de cualquier escalada que pueda ocurrir en la región.


A través de un túnel. Un grupo de siete palestinos cavó un túnel de unos 250 metros cerca del punto de paso de Kerem Shalom y logró infiltrarse del otro lado de la valla de seguridad. Así, lograron alcanzar de lleno a un vehículo blindado con disparos de cohetes. Pocos minutos después hicieron estallar un artefacto explosivo cuando los soldados israelíes patrullaban el sector.

Pero la respuesta no se hizo esperar. Tras el ataque, gran número de fuerzas israelíes, blindadas y especiales, apoyadas por la Fuerza Aérea, irrumpieron en el sur de Gaza, en lo que fue hasta la fecha la operación de mayor envergadura lanzada contra ese territorio palestino, evacuado por Israel el pasado verano.

El ataque palestino es el más importante realizado por miembros de grupos radicales contra una posición israelí desde la retirada del ejército hebreo de la franja de Gaza. Fue reivindicado por las Brigadas Ezzedin Al Qasam, los Comités de Resistencia Popular y “el Ejército del islam”, un grupo hasta el momento desconocido.

Un portavoz de los Comités de Resistencia Popular, Abu Mujahid, afirmó que se llevó a cabo en represalia por la eliminación por el Ejército israelí, el 8 de junio, del jefe del grupo, Jamal Abú Samhadana.


Condenas desde la ANP. El presidente Mahmoud Abbas condenó el ataque antiisraelí de ayer, y estimó que “es una violación de los acuerdos” alcanzados entre las diferentes formaciones palestinas en el marco de un “diálogo nacional”.

Por su parte, el viceprimer ministro palestino, Naser Shaher, exigió la liberación inmediata del soldado. “Exijo que este soldado sea inmediatamente liberado (…) Sus secuestradores deben velar por su salud y su vida”, declaró durante una conferencia de prensa en Ramalá, Cisjordania.

Horas antes, el gobierno de Hamas había pedido a las facciones palestinas que “preserven la vida” y “traten bien” al soldado, pero de paso enviaron un mensaje a Israel. Hamas pidió al gobierno del país vecino, cuya existencia se niega a reconocer, “que no lleve a cabo una escalada militar para no complicar la situación”. (AFP, AP y EFE)