La voz del FMI sonó según el oído que la escuchó

En campaña electoral todo es según el cristal del color con que se mire, o mejor, dicho, todo suena según el color del oído que lo escuche. Tras el breve pasaje por el país del director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Rodrigo de Rato, los candidatos a la presidencia de la República y sus principales asesores económicos –incluso el propio gobierno metido de lleno en campaña a través de sus ministros– hicieron de las pocas palabras que les dijo el funcionario internacional la interpretación que mejor conviene a sus intereses electorales.
De Rato les dijo a a los tres candidatos que el organismo está dispuesto a apoyar al país y a aplazar los pagos de la deuda siempre y cuando presenten planes de gobierno que el FMI “pueda respaldar”.

De Rato habló de la vulnerabilidad de la economía uruguaya pero elogió la salida que Uruguay encontró a la crisis y dijo esperar que la política macroeconómica que aplique el futuro presidente esté en línea con la que “actualmente” se aplica en el país.

Tras la reunión con el jerarca del FMI, Guillermo Stirling (colorado) y Jorge Larrañaga (blanco) destacaron los elogios de De Rato a las medidas aplicadas por el gobierno, y el ministro de Economía, Isaac Alfie, respaldó esa visión. Alfie hizo notar el señalamiento que hizo Rato a la necesidad de seguir por el camino que el gobierno se planteó.

Sin embargo, Tabaré Vázquez (Encuentro Progresista) lo vio de otra forma. El candidato izquierdista dijo ayer que le llama la atención el énfasis que sus competidores ponen en los elogios de Rato a la salida de la crisis, porque a su juicio lo importante estuvo en otro lado.

“Lo primero que dijo Rato fue la alta vulnerabilidad de la situación económica uruguaya. (…) Segundo su preocupación del futuro inmediato por esa vulnerabilidad, por los niveles de intereses que estarán en juego en el próximo año. Dijo que los escenarios vinculados a esos intereses van a variar y que eso puede tener un impacto negativo sobre la vulnerabilidad”, sostuvo Vázquez anoche en San Carlos, Maldonado.


¿Condiciones? Pero no fue lo único de la conversación con De Rato que los dirigentes políticos interpretaron de manera disímil. Mientras que Stirling y Larrañaga dijeron que Rato fue claro en el sentido de que se debe mantener el rumbo macroeconómico para que el FMI pueda apoyar al país, Vázquez dijo que no hubo ninguna condicionalidad. “No nos planteó ninguna condicionalidad, quedó muy claro que la próxima negociación que habrá se hará sobre programa del nuevo gobierno, no sobre una receta del FMI”, añadió el líder izquierdista.

Alfie, a su vez, dijo que lo expresado por De Rato no es “una imposición” del FMI pero “sí someterán a estudio las medidas si le cambian el escenario y las políticas económicas”. “Claramente le recomendó a todos los partidos seguir con esta política porque es buena”, añadió el secretario de Estado.

En una clara alusión electoral, Alfie dijo que si bien el senador Danilo Astori defendió la actual política macroeconómica, eso es “incompatible con el pensamiento del resto del Frente Amplio”.

Por otra parte, algunos reclamos que el FMI le hizo al gobierno de Jorge Batlle y que este no pudo cumplir por falta de apoyo legislativo, son ahora aceptados por todos los sectores como medidas posibles de ser aprobadas (ver nota aparte).