Larga lista de reclamos de los sindicatos públicos

Los sindicatos estatales –que son los más poderosos del PIT-CNT– y la izquierda han sido aliados en diversos plebiscitos y manifestaciones opositoras a los últimos gobiernos, pero la ecuación de esa relación cambió. Ahora estos gremios esperan ansioso que el gobierno electo asuma para presentarle una ola de demandas insatisfechas que están en su agenda. Se negocian treguas y compases de espera, pero tarde o temprano el nuevo gobierno tendrá que decir sí, y si dice no, le tocará a los gremios mover contra su, hasta ahora, fiel aliado.
Mientras esto no ocurra, los diferentes sindicatos comenzaron a movilizarse ante la transición, a elaborar sus listas de reclamos y a solicitar entrevistas con las nuevas autoridades.

Los gremios de la salud, la educación y la Justicia aspiran a aumentar su participación en el presupuesto nacional. Además, el Poder Judicial reafirma su reclamo de que una reforma constitucional que le otorgue la independencia económica necesaria para elaborar su propio presupuesto, dijo la dirigente de la Asociación de Magistrados, Cristina Crespo. Opinó que la nueva legislación –el Código de Niñez y Adolescencia y la Ley de Violencia Doméstica– no se adecuaron en la Justicia para que su implementación cuente con recursos.

Los municipales consideran que la Administración Central debe regular sus salarios, y los funcionarios de la Administración Central y de los entes del Estado reclaman recuperar pérdidas salariales de entre un 30% y un 40%.

La Confederación de Organizaciones de Funcionarios del Estado (COFE) reclama que se cree una tabla de sueldos que establezca la misma remuneración para el mismo cargo en toda la administración central. Según el presidente de COFE, Joselo López, “dentro de un mismo Ministerio hay diferencias salariales entre las distintas unidades ejecutoras”, y dijo que eso debe revisarse.

Para ese sindicato, “no era lo mismo que llegara al gobierno una fuerza progresista” que otro partido, porque con el Encuentro Progresista “existen puntos en común, en especial el garantizar la negociación colectiva y la libertad sindical”, temas que se abordaron en sucesivos seminarios de relacionamiento entre el futuro gobierno y el movimiento sindical. Dentro de COFE, cada sector tiene sus propios reclamos, como en el caso de los funcionarios de Salud Pública.

López no prevé que exista una relación conflictiva como la que tuvo Adeom, el sindicato de municipales, con la Intendencia de Montevideo. “Dependerá de cómo se procese la discusión y la negociación; si se puede plasmar en un convenio colectivo no va a haber problema”, dijo, “pero si el convenio no se cumple, lo vamos a reclamar porque firmamos para cumplirlo”.