Larrañaga arremete y presiona a Tabaré Vázquez para debatir

Con el horizonte electoral cada vez más cerca, las pulseadas mediáticas buscan vencer los obstáculos de las estrategias de campaña, y las mesas de redacción de los canales de televisión intensifican las gestiones y los contactos para sortear la negativa de la mayoría de los dirigentes de la izquierda.

Ante esta situación, el Partido Nacional se dispone a dar una arremetida a la presión, cuando el candidato Jorge Larrañaga salte hoy en conferencia de prensa con un nuevo desafío a Vázquez para enfrentar las propuestas ante las cámaras.

Tras una reunión del comando electoral, el titular nacionalista anunciará la consigna «Sí al debate», entendido como un derecho de la ciudadanía a informarse ante la instancia electoral. Los blancos «empapelarán» las calles de Montevideo con la consigna y multiplicarán la publicidad en televisión, radio y prensa.

Sin embargo, el senador frentista José Mujica «abrió» la trinchera partidaria y anoche confesó en Durazno que «está arreglado» un debate con el senador herrerista Luis Alberto Heber. «Vamos a debatir. El lunes me veo con él», manifestó.

El tema dio para una nota singular, cuando Mujica caricaturizó la posibilidad de enfrentar una discusión, aceptando la misma si ocurre en la cancha de Cerro, sin papeles y cobrando un paquete de fideos como entrada para donarlos a los merenderos.

La pasada semana Mujica declaró que no debatiría porque al Frente Amplio no le conviene a la luz de los sondeos de opinión que lo colocan a la cabeza de las preferencias, al tiempo que argumentó que «un buen debatidor» no supone que la ciudadanía se encuentre «ante un buen gobernante».

«El viejo (Hipólito) Yrigoyen cambió la historia política argentina y creo que nunca hizo un discurso», sentenció.

SHOW. Ante la insólita disposición de Mujica —el domingo aclaró en Canal 5 que le estaba «tomando el pelo» a todos los que reclamaban debates— el senador Heber insistió con la oferta de mantener una polémica con el legislador tupamaro «en cualquier cancha», pero abogó por una instancia «seria y en un canal de televisión» y entregando «lo que se recaude por concepto de publicidad a los comedores del Cerro», según aceptó.

«Hay que tomar esto como un asunto serio y no como un show de circo», advirtió el senador herrerista.

«Yo discuto con el que sea, con Heber, con Sanguinetti y con la mona Chita», dijo Mujica el domingo, cansado de los desafíos y la presión para concretar una contienda pública en la campaña.

Mujica llegó a decir que el debate, al ser en una cancha de fútbol, tendría que ser moderado por un periodista deportivo y mencionó al Dr. Jorge Da Silveira.

Mientras, el candidato colorado Guillermo Stirling declaró que «no se puede ridiculizar un planteamiento dada la seriedad de los problemas» y rechazó que se genere «un teatro que no corresponde».

FRUSTRADOS. Según un dirigente frenteamplista, hasta anoche sólo aparecían «fuegos electorales» y ninguna posibilidad de debate se había formalizado.

Las gestiones de las producciones de los canales de televisión se han intensificado en los últimos días, pero han chocado contra la sistemática negativa frentista.

Por un lado, se frustró la polémica entre el ministro de Economía, Isaac Alfie, y el eventual ministro de la izquierda, Danilo Astori. Los canales 10 y 5 buscaron enfrentar sus posiciones pero no fue posible. Alfie aceptó, pero Astori rechazó la oferta.

Paralelamente, Canal 10 planteó un debate entre Mujica y el ministro de Ganadería, Martín Aguirrezabala. Según fuentes de la emisora, Mujica no ha res- pondido.

Fuentes políticas y periodísticas indicaron que también ha existido algún sondeo para generar una pugna entre Mujica y el líder del Foro Batllista, Julio María Sanguinetti. Fuentes coloradas explicaron a El País que en el Foro Batllista hay disposición a discutir «en el terreno de las ideas» y según «las condiciones tradicionales de intercambio acostumbradas en el Uruguay».