Larrañaga denuncia una ‘campaña de calumnias’

El candidato del Partido Nacional, Jorge Larrañaga, salió ayer al cruce de las críticas encuentristas que lo tuvieron por protagonista en los últimos días. En un acto en Canelones, ayer en la tarde, Larrañaga aseveró que no entrará en la descalificación de quienes “levanten las banderas del ataque y las campañas de calumnias”. También afirmó que la izquierda trata de descalificarlo con “operaciones políticas armadas”.
“Por debajo de la línea de dignidad no vamos a contestar nada y ellos no son los dueños de la medida de la dignidad”, sentenció.

Desde filas del Encuentro Progresista surgieron varias críticas al candidato blanco por cobrar un susbsidio después de renunciar a su banca. Ese beneficio por tres años –fijado por ley– equivale al del 85% de su sueldo como senador. Larrañaga se postula a la Presidencia y al Senado y dejará de cobrar el subsidio en caso de obtener uno de los cargos. El hecho fue informado el viernes pasado por el semanario Brecha. El candidato a vicepresidente de la coalición de izquierda, Rodolfo Nin Novoa y el senador Rafael Michelini, consideraron una falta ética que Larrañaga cobre un beneficio estatal mientras realiza actividades de campaña electoral.


Respuesta de Larrañaga. “No estamos afiliados a una campaña de enfrentamientos. Esta campaña viene siendo una campaña vacía de propuesta y contenidos”, aseveró Larrañaga durante el acto en Aguas Corrientes. “Esto no es culpa del Partido Nacional; son otros los que no realizan propuestas, no quieren debatir y descalifican al adversario con operaciones políticas armadas”, acusó el candidato blanco.

Larrañaga afirmó que desde el Encuentro Progresista se está “atacando para dividir el país entre buenos y malos”. El candidato nacionalista aseveró que su partido no está dispuesto a rebajarse respondiendo las “descalificaciones”, aunque subrayó que no rehuirá “la lucha” en tanto la continuará para ganar la elección en octubre y noviembre. El viernes pasado Juan Andrés Ramírez ya había rechazado las imputaciones y calificó todo lo que se desencadenó como una “guerra sucia”.


Contraataque. Por su parte, el candidato a diputado por la 2004, Pablo Iturralde, afirmó que cuando Nin Novoa renunció a la Intendencia de Cerro Largo, entabló un juicio a la comuna para cobrar el subsidio que le correspondía. “Fueron prácticamente US$ 194 mil que sí cobró y de eso no se habla”, subrayó. También indicó que Michelini postergó el cobro del subsidio hasta el 15 de febrero de 2005. “Ahora entendió que es incompatible el ejercicio del cargo de legislador con el de candidato. En 1994 y 1999 cuando fue candidato a presidente no entendió lo mismo”, enfatizó. Michelini explicó que en aquellas oportunidades pidió licencia sin goce de sueldo.

Ayer, el candidato colorado Guillermo Stirling se lamentó porque se pierda tiempo “analizando un tema que es legal, normal, totalmente consagrado en las leyes”. democracia. El líder del Foro Batllista, Julio Sanguinetti, dijo sentirse triste al ver que se discuten asuntos distintos a los que a su juicio más importan, como el crecimiento económico.

José Mujica dijo a El Espectador lo siguiente: “Si en una campaña electoral estamos discutiendo esto de Larrañaga o la semana pasada si Tabaré Vázquez va a atender tres o cuatro horas la clínicas … si eso es la campaña electoral, estamos fritos. (…) Cuando el debate se hace ramplón, todos nos hacemos ramplones”.

POR L. LINN Y L. PEREYRA DE LA REDACCIÓN DE EL OBSERVADOR