Larrañaga quiere que crezca el interior olvidado y postergado

Caminería, salud, educación, vivienda, fueron algunos de los temas a los que el dirigente dijo que habrá de dedicarse con particular ahínco si es electo en las elecciones nacionales de fin de año.

«Buscaremos impulsar todo lo que signifique políticas tributarias y tarifarias para los sectores de la producción, pecuaria y agropecuaria, porque si crece el interior va a crecer la capital y el Uruguay todo», remarcó el dirigente.

El desafío es «apuntalar el crecimiento para generar fuentes de trabajo, mejores salarios, mejores jubilaciones y pensiones, y poder también tener recursos para invertir en la salud».

Sobre esto, afirmó que se invertirá «para que no sea un mero derecho formal establecido en la Constitución, sino un derecho palpable al cual acceda la gente en el interior de cada uno de los departamentos».

Según el ex intendente de Paysandú, su intención es racionalizar la inversión en Salud Pública, la cual «hay que administrar con mayor eficiencia».

«Con una política nacional en materia de salud pero con una prestación descentralizada con sistemas locales para que la gente tenga una mayor cobertura», agregó.

EDUCACION. En otro pasaje de su alocución Larrañaga puntualizó que habrá una mayor inversión de la educación «para tener más escuelas en todo el país y para que la escuela pública siga siendo el horcón del medio de la esperanza educativa de nuestros muchachos».

«Para que no se vayan al sur o fuera del país, para eso, insistió, el gobierno debe estar comprometido y al servicio de la producción y el trabajo», sentenció.

Luego, se refirió al centralismo y advirtió que por él «está enfermo el país y termina perjudicando a la propia capital de la República y al país entero, postergando y construyendo desigualdades en el interior profundo del Uruguay».

PROBLEMAS. Ante las dificultades actuales, el dirigente entendió que «el país necesita de un gobierno del Partido Nacional, y de un presidente nacido en el interior de la república para gobernar el país entero».

«No quiero ser un presidente que se queda en el edificio Libertad, sino recorrer todo el país para dar la cara, construir confianza, dar credibilidad y respuestas, ya que para eso la gente vota cada cinco años. Terminemos con los versos y tantos discursos y construyamos respuestas, obras que representen soluciones para los uruguayos todos», manifestó Larrañaga, recordando una frase del desaparecido caudillo blanco, Wilson Ferreira Aldunate.